domingo, 25 de abril de 2010

Jubilarse con júbilo

Muchos sueñan con el día de la jubilación. Quizá piensan que, cuando llegue, tendrán tiempo para realizar esos mil proyectos siempre aplazados por culpa del trabajo. Al fin podrán dedicarse a la fotografía, a la pintura, al alpinismo, a la papiroflexia, a viajar… ¡Qué sé yo! Jubilación y júbilo son, para ellos, palabras sinónimas.

Otros, sin embargo, se resisten a dejar su puesto a los más jóvenes. Ven la jubilación como una especie de anestesia final, como un anticipo de la muerte.

Me lo decía hace poco la mujer de un jubilado:

—Es como tener un colchón en el pasillo. No sé qué hacer con él.

¿Y quién no recuerda a aquel torero que se retiraba casi todos los años y todos los años volvía?

Retirarse a tiempo es signo de sabiduría. Pero ¿cuándo hay que hacerlo? Que nadie interprete mal este microvídeo. Aquí tenéis a un prejubilado salvando a su equipo, que es también el mío. A.S.

(Pero no el mío. E.M)


6 comentarios:

Pierre Nodoyuna dijo...

Pues no sé por qué no, Don En

GAZTELU dijo...

Pienso que para tener una buena jubilación hay que preparla antes.
Es cierto que hay maridos jubilados que son una losa.
Buscar aficiones comunes es una buena propuesta pero personalmente pienso que para que no sea traumático para el matrimonio,se debe tener una mimima independencia y espacio para cada uno.
Yo lo he visto claramente en mis padres. El autor de mis días sigue trabajando como un loco,tiene sus aficiones,tertulias,voluntariados...en fin tiene su vida llena determinadas horas del día y el resto las comparte con mi madre.
En nuestro caso es la "jefa" la que se queja de que no le ve el pelo pero es que ella es así...
GRACIAS
GRACIAS

Isa dijo...

Raúl siempre nos saca de apuros...¡que no se jubile!

Carolina dijo...

Don Enrique pero ¡Que buen pedazo de artículo! Empecé a leerlo sin saber que tenía un video y sin saber que tenía relación con el fútbol... cuando terminé me emocioné aún más porque ese prejubilado es increíble... espero que el día en que se jubile sea para comenzar un nuevo trabajo: entrenador

Maria dijo...

Sin embargo, Gaztelu, veo que hay otros casos, muchos por desgracia, que lo que ocurre es lo contrario: no se han preparado para la vida en común y cuando los niños ya no son niños y el trabajo fuera de casa ya no es un escape, se reencuentran dos desconocidos que no saben pasar el tiempo juntos.
Yo estoy deseando jubilarme!!
Aunque me encanta mi trabajo...

Antuán dijo...

Hola amigos mi padre lo jubilaron a los 50 cuando cerraron la mina pero siempre tenía trabajo: animales, huerta, olivos, cuidar de su hermano y de mi madre. el 17 sabado enterramos a su hermano y el 24 a las 2:45 nos dejó después de tres días en el hospital. Allí donde dejó la pala cayó inconsciente en tres dias ya se habrá encontrao con mi hermano. Este año decía la semana pasada será el último que vaya a Lourdes. No llegó a jubilarse. El primer día después de comulgar y taparme la cara le decía a Jesús: ¡devuelveme a mi padre! pero Dios sabe cuando ha llegado el momento. Adiosle pido y a el me ha dicho el sacerdote. Las flores para el Santísimo decía y allí están, una Misa cantada con el estandarte de la Hermandad del silencio. Y vale ya.