sábado, 28 de febrero de 2009

El síndrome Iberdrola


Reconozco que no sé cómo se llama (¿Alfredo, Alfonso, Álvaro?), y como hemos hablado un par de veces, me da vergüenza preguntárselo. El caso es que lo encontré sentado en una silla del vestíbulo plegado en una postura inverosímil, con la cabeza entre las piernas y las manos en la nuca.

—¿Qué, haciendo yoga?

Me miró con cara de angustia.

—Es que me duele la tripa.

Me senté a su lado y me dispuse a ejercer como especialista en tripas, más que nada porque mi propio historial como enfermo me da una cierta autoridad en el tema.

—A ver, ¿dónde te duele?

—Por todas partes.

—Has tenido exámenes, ¿verdad?

—Sí, de historia.

—¿Y qué tal?

—Regular. He estado estudiando toda la noche y no me he aclarado mucho.

—Ya. ¿Y cuántas coca colas te tomaste?

—Dos nada más…

—¿De litro?

—Sí, creo que sí.

—Creo que tienes el conocido síndrome de Iberdrola.

Me miró confundido.

—¿Qué es eso?

—Iberdrola es una empresa que produce gas. O sea, más o menos como tú.

—¿Y qué hago?

Le di un par de consejos nacidos de la experiencia, que el pudor me impide detallar. Cuando media hora más tarde apareció por mi despacho para decir que se encontraba “superbién” decidí escribir esta verídica historia y etiquetarla en el blog como "ser cura". Al fin y al cabo, es una tarea pastoral como otra cualquiera.


13 comentarios:

paloma dijo...

¡Buenos días don Enrique!
buenas noches para mi, son las 11.26 pm y veo que ya está despierto.
Siento mucho la muerte del padre Emilio, por la parte que me toca, otro intercesor más que nos ayudará desde el Cielo.

Aqui en México le decimos droga-cola
es increíble constatar la tremenda adicción que causa en chicos y grandes.

Gracias por las entradas de los jueves, si no le importa las copiaré, me han servido mucho.

¡Viva México! ¡Gracias!

paloma dijo...

Don Enrique, ¿cómo le hago para entrar al blog de Kloster?

Enrique Monasterio dijo...

De momento, imposible. Estamos en obras

Hadasita dijo...

¡Qué bueno! Me he reido mucho. ¿Sabe? a veces ser profe se parece un poco a ser cura; he vivido situaciones parecidas...

Anónimo dijo...

ja,ja,ja

No sé si sus alumnos son conscientes hoy de la suerte que tiene pero desde luego la tienen y, con el paso de tiempo, se darán conscientes y lo agradecerán más todavía.

Es tan difícil hoy en día encontrarse con personas que miran a personas como tales y no como escalones, referencias, contactos y cualquier otro tipo de etiqueta distinta a persona humana con cualidades, defectos, ilusiones y miedos...

Inés dijo...

Esto es lo mejor de nuestros adolescentes ¡que están deseando que se les ayude!Me ha encantado lo del síndrome iberdrola, lo usaré con su permiso, para la tripa y , a veces también, para la cabeza y hasta para el corazón.Gracias

Yuria dijo...

jajajaja, de verdad que sí ubico yo esta tarea dentro de las pastorales.

eligelavida dijo...

Genial. Y pensar que el champán americano pueda sentar mal…

Anónimo dijo...

Los curas, como los profes y las madres tienen que hacer de todo.
No obstante en la próxima háblele de los peligros de la Coca-Cola, que los tiene: sirve para limpiar baños, la corrosión de las berías de los automóviles, en algunos estados de EEUU se utiliza para limpiar la sangre de la carretera después de un accidente...y que realice el experimento de meter un hueso en un vaso de Coca-Cola durante un pare de días...
Moraleja: que estudie diariamente y no será preciso pasar las noches en blanco.

Anónimo dijo...

muy, muy bueno. sí señor!

Anónimo dijo...

Buenas noches:
Creo que es una buena ocasión para revisarnos a nosotros mismos, y ver si por desidia, dejadez o pereza dejamos también las cosas para más tarde. El hacer las cosas cuando conviene es a veces costoso, y requiere constancia, pero sin duda no sólo reporta ventajas, sino que es muestra de que estamos por la buena senda...

Bernardo dijo...

Buenas noches!

Ah, pues a mí la Coca-Cola me gusta, pero sólo la Coca-Cola normal. Y si es con un chorrito de ron, unos cubitos de hielo y una rodaja de limón, mejor.

Enhorabuena por la intuición de los exámenes y la Coca-Cola nocturna. Yo lo habría achacado a los nervios porque yo me ponía físicamente enfermo con los exámenes. Sobre todo con los de Historia.

Y una última nota: Iberdrola creo que sólo distribuye el gas, no lo extrae. ¿"Efecto Repsol", quizás?

Isa dijo...

¡Jaja! ¡ya veo que le dio sabios consejos cargados de sabiduría! eso está bien, a veces consejos espirituales y a veces de otro tipo...para todos los gustos...
Por cierto, he estado este fin de semana en la Lloma y me he acordado mucho de usted, también al escuchar a don Carlos Cremades...¡Qué impresionante es la página "almudí"! ¡y qué sabiduría ciberneútica!