domingo, 30 de mayo de 2010

Solemnidad de la Santísima Trinidad


No es un juego matemático ni un sudoku imposible para filósofos ociosos. El Misterio de la Santísima Trinidad es Dios mismo que nos desvela con palabras humanas un poco de su vida íntima.

Es cierto que esas palabras expresan sólo una chispa de la belleza, del poder y de la infinitud de Dios; pero no son palabras vacías. Son Verdad y Vida.

Dios es Padre; es nuestro Padre, que nos ama con amor paterno y materno; que nos sigue de cerca para que no nos alejemos; que nos atrae una y otra vez con paciencia infinita; que cura todas las heridas y perdona todas las ofensas.

Dios es Hijo y, por tanto, hermano, amigo y colega en esta recia aventura de la vida. Es quien está siempre a nuestro lado, con tal de que queramos caminar con Él.

Dios es Espíritu Santo; es el Espíritu que nos penetró el alma con el agua del Bautismo y el óleo de la Confirmación, y allí permanece mientras no le echemos. Tan íntimo a cada uno que podemos olvidarnos de su presencia. Pero es Él quien pone en nuestra boca palabras capaces de conmover el corazón de Dios. Gracias a Él, podemos decir “Dios mío” y abrazar, en verdad, al Creador.

Los viejos patriarcas del Antiguo Testamento se preguntaban por el Nombre de Dios. Buscaban un imposible porque la esencia divina es inabarcable, se escapa a los conceptos humanos. Ahora Jesucristo, Señor nuestro, nos ha enseñado a llamarle Padre, Amigo, Amor. Con eso nos basta.

8 comentarios:

Isa dijo...

Gracias, don Enrique, por acercarnos al Misterio de la Santísima Trinidad, me ha gustado y ayudado mucho lo que nos ha escrito. Gracias.

Vane dijo...

el dulce misterio de la Santísima Trinidad... Es lindo poder encontrar estos rincones de luz! Gracias!

maria dijo...

Ayer sábado en la misa nos dijo algo muy semejante nuestro sacerdote .
Además la lectura del libro de la sabiduría es precioso no sólo desde el punto de vista poético sino desde la fe : Cristo ya estaba presente cuando el Padre creo los mares y "les puso los límites", estaba desde antes de la creación presente en ese acto de amor.
El salmo que acompaña a las lecturas " Qué admirable es Tu Nombre en toda la tierra" me llena el alma.

Anónimo dijo...

"conmover el corazón de Dios"
¡ójala fuera capaz de hacer eso cada día!
Thank's

Anónimo dijo...

Gracias por recordarnoslo, lo he leido varias veces. Saludos "Vila"

Arturo Pérez dijo...

muchas gracias por su comentario sobre la Santísima Trinidad.

Leí hace poco que Dios es amor, y ese amor es entre personas, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Y como muestra tenemos en nuestro mundo la familia, reflejo de la Trinidad divina.

Juana la Loca dijo...

Anónimo, lo haces todos los días porque Dios es tu padre que se conmueve con sus hijos como los padres de la tierra con los suyos.

Pollo con almendras dijo...

:) muy hermosas palabras!.. y muy ciertas por lo demás