sábado, 29 de mayo de 2010

...taluego


Tomo el ascensor de bajada y coincido con un chaval de 15 o 16 años que lleva una mochila más grande que la mía.

—Hola.

—Hola.

Al llegar a la planta cero masculla un "hasta luego" apocopado. Algo así como taluego. Yo, como tengo ganas de charla, le digo:

—Así que nos vamos a ver luego...

—No creo —responde con cierta timidez—. Yo no vivo aquí.

—Ah. Entonces mejor adiós, ¿no?

El chaval se crece:

—No. Dice mi padre que no hay que meter a Dios en las despedidas.

—Vale, tío. Talavista, entonces.

—Ciao.

No me hagáis comentarios demasiado solemnes. Mi única conclusión es que los chavales cada día tienen menos inhibiciones.

12 comentarios:

maria dijo...

"Mi única conclusión es que los chavales cada día tienen menos inhibiciones."

Y los adultos también !!!

yomisma dijo...

En Galicia no se dice Adios más que el último. Así que taluego gallego.

Anónimo dijo...

quería decir "inhibiciones" o neuronas?

Bernardo dijo...

Au revoir y adieu, supongo. El papá sería de los de francés. Los míos decimos "good bye".

Clara dijo...

Pobre hijo!

Anónimo dijo...

En realidad parece un dialogo de besugos. Para ser primera hora de la mañana (supongo). son ganas de meterse con el pobre chaval. Ya tiene bastante con haber sido capaz de contestar algo elocuente en vez de un eh.....??. Muchas veces decimos hola, adios, buenos dias , buenas tardes .... a quien te cruzas simplemente por buena educación sin más.
Usted hoy se ha levantado guerrero me parece a mi.

Enrique Monasterio dijo...

¿Meterme? ¿Pobre chaval? ¿De madrugada?
Eran las 9,15 de la noche. Él sí que estaba en plena forma.
Y el diálogo fue breve, pero no de besugos.

Isa dijo...

No sabía yo que había críos que se tomaban esas confianzas con desconocidos...(o que había tantos críos...) Tendría un mal día...

Emilio Muñoz dijo...

¿qué pasa por no meter a Dios en las despedidas, cuando lo más probable es que no sepa quién es?
¿es para tanto? a mi el chico ese me cae muy bien. parece alegre, espabilado, valiente y majetón.
Si le vuelve a ver, le da un abrazo de mi parte, que me ha caido francamente bien.

Papathoma dijo...

Es increible el jugo que le saca a un simple y fugaz encuentro en un ascensor!
Que Dios le conserve el buen humor!!
(Que a algunos de nosotros no nos sobra...)

Anónimo dijo...

Hombre don Enrique. Usted le vacila y él le contesta como se merece. Muy bien por el chaval. También tiene sentido del humor. Rezo por usted y por el chaval. Leo su blog todos los días y lo recomiendo vivamente.

txlopez

Anónimo dijo...

Tengo yo que presentarle a un conserje de mi Facu, que dice un "Vaya usté con Dió" a todo el que se le cruza que da gusto oírlo...
Eva