martes, 22 de septiembre de 2009

¡A bailar!

Me dice "Historias del metro" que habría dado cualquier cosa por estar en Chicago con esta multitud, y añade que a lo mejor a mí me horroriza.

Tampoco es eso, pero comprende que se me ha pasado la edad. Además hoy tengo tortícolis.

3 comentarios:

INÉS dijo...

Los americanos son únicos para estas cosas.
Yo como soy españolita...como que me quedo con verlo...todo un espectáculo.

Historias del Metro dijo...

Tienes razón, Inés... los americanos son únicos para estas cosas. Yo sí que participaría, con los ojos cerrados. Para las cosas que encuentro originales, divertidas... soy ciudadana del mundo. Para la tortilla de patata, el gazpacho y las croquetas, eso sí, soy española.

Anónimo dijo...

Sí que es apetecible estar allí, además son coreografías muy fáciles, hasta yo podría aprenderlas y sentirme por un día bailarina.