domingo, 27 de septiembre de 2009

Iba yo pensando...


Iba yo pensando que tendría que escribir algo en el blog y ya estaba dispuesto a renunciar, cuando me dio el alto la guardia civil. Lo curioso del asunto es que apenas había recorrido veinte o treinta metros. Seguro que los mismos que me mandaron parar acababan de verme subir al coche y ponerlo en marcha.

Muy amablemente me pidieron la documentación, la mía y la del vehículo. Yo les dije que "por supuesto, señor agente". ¿A quién no le gusta ser llamado "señor agente"?

El guardia miró y remiró los documentos. Con la mayor humildad le pregunté si había hecho algo mal. Él respondió, que "no, caballero; es sólo un control rutinario". Extraño control rutinario a un cura que se monta en un Polo a las 9,30 de la mañana.

Cuando me devolvió los papeles, no pude resistir la tentación de decirle:

-Muchas gracias. Ahora ya puedo escribir algo en el blog.

-¿Cómo dice?

-Nada, señor agente; cosas mías.

No, Kloster, no; no me hicieron el control de alcoholemia.

12 comentarios:

Isa dijo...

Ya veo que los señores agentes se aburren y ya no saben qué hacer...

Yuria dijo...

los curas no comenten infracciones de tráfico, supongo, qué manera de perder el tiempo el civil este...

yomisma dijo...

Ja, ja, ja!!!!! Me recuerda a una vez viajando toda la famila en USA, nos pararon para cachearnos a mi marido y a mi. Se trataba de un control de terroristas.... Y el policía en pleno cacheo me dice: señora, controle a sus hijos. Y es que cinco ninos entre 1 y 7 anios son un buen disfraz para un terrorista.
Y no , tampoco nos hicieron la alcoholemia....

Anónimo dijo...

Ya que kloster sacó el tema del test de alcoholemia, me ha inspirado: ¿Los curas beben alcohol, si están celebrando algo, por ejemplo?
Y...
¿los curas se enamoran?

isabel dijo...

Estaba leyendo los comentarios, y me ha sorprendido la pregunta de si los curas se enamoran.
¿Cómo no van a estar enamorados? lo están del amor más grande, de Dios.

Anónimo dijo...

Pido contestar, Don Enrique, a la pregunta de si beben.
Bebe el sacerdote que lo desee: no hay motivo para no hacerlo, templada y alegremente. Si hay quien no apetece, los hay.
Pueden enamorarse los curas??
Si, mucho y de hecho lo están:
de Dios y su Madre,
de su sacerdocio (que lea las letras a su sotana la noche antes de cumplir 40 de cura),
de llevar a Cristo a donde no hay amor o poco amor.
Gracias, D Enrique.

INÉS dijo...

Vamos que tiene usted cara de...armar jaleo.
No me estraña que le pare la Guardia Civil, cualquier día le detienen por sublevar a las masas en ciertos temas( aborto, familia, religión).
Tenga cuidado...me parece que le han fichado.

Anónimo dijo...

A mi me pararon un día a las seís de la tarde de un sábado con el coche lleno de niños (reglamentariamente lleno). Me dijeron que era un contro de alcohlemia y me entró la risa. Claro, que cuando vi que el poli se ponía serio hice la prueba no me fuera a multar por desacato!!

Dio negativa, por supuesto!

Anónimo dijo...

A mi me pararon un día a las seís de la tarde de un sábado con el coche lleno de niños (reglamentariamente lleno). Me dijeron que era un contro de alcohlemia y me entró la risa. Claro, que cuando vi que el poli se ponía serio hice la prueba no me fuera a multar por desacato!!

Dio negativa, por supuesto!

Isa dijo...

¡Cómo no van a estar enamorados! ¡Del Amor!

Bernardo dijo...

Si el reglamento dice que hay que hacer control de alcoholemia, pues se hace. Y si el control es de documentación, pues documentación.

Recuérdeme, sin embargo, que le cuente un día por qué no hay que hablar con la policía, nunca, bajo ninguna circunstancia. Aunque se sea completamente inocente.

Anónimo dijo...

En una ocasión semejante, y con todos los papeles en regla yo le pregunté al poli que si eso daba puntos. Se quedó un poco pegado, pero yo sentía que me lo merecía por buena conducta ¡con lo que me cuesta acordarme de bajar al coche el recibo del seguro!

Bernardo me ha dejado intrigadísima ¿por qué no hay que hablar con los polis?