sábado, 12 de septiembre de 2009

El nombre

Y tú, ¿cómo te llamas?
Fue durante el bautizo de Alvarito. Los críos, como casi siempre ocurre en estas ceremonias, alborotaban en la iglesia y yo trataba de calmarlos dirigiéndome a ellos en la homilía:

—¿Sabéis qué nombre vamos a dar a este niño?

—¡¡¡Alvarooooooo!!!

—Muy bien. ¿Y para qué le ponemos un nombre?

Silencio total. De pronto uno levantó la mano:

—¡Yo lo sé, yo lo sé!

—A ver, tú…

—¡Para que conteste cuando le llamamos!

Fue una sabia respuesta. Tener un nombre propio es convertirse en interlocutor de los demás y hasta del mismo Dios, que nos elige y nos llama personalmente por nuestro propio nombre.

Hoy celebramos la Fiesta del Santo Nombre de María. Cuenta una tradición que en el Monasterio de Claraval, San Bernardo paseaba por su claustro. Hay allí una imagen de María, y cada vez que el fraile pasaba ante ella, la saludaba con una inclinación de cabeza y unas palabras:

—Ave, María!

Un día la imagen se animó, y respondió muy educada al saludo:

—Ave, Bernardo!

Es natural. Llamémosla por su nombre, como la llamó el Arcángel en Nazaret de parte de Dios. Ya veréis como nunca dejará de contestarnos.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ave María, hermosa y toda bella!

Pierre Nodoyuna dijo...

Vaya susto se pego Bernardo!

Isa dijo...

¡Siempre siempre nos oye! lo digo por experiencia...
Pues sí, yo soy Bernardo y muero al instante del susto.

Anónimo dijo...

Pues a mí, con esa sonrisa que siempre me regala, me lo dice todo (incluso cuando tiene que "regañarme" como a las "niñas traviesas")
Viva La del Dulce Nombre, Dulce toda ella!!

lolo dijo...

Dulce Nombre.

A sus tocayas de casa ya nos gustaría su dulzura...la pedimos.

INÉS dijo...

Pues no sé yo si me anima con el consejo...
Aunque un susto así...puede que cambie toda una vida.f

patzarella dijo...

¡A mi me encanta mi nombre!

mar dijo...

!Cómo no saludarla cada vez que vemos una imagen suya!
!Hola Madre! y si escuchamos en nuestro corazón ella siempre nos contesta.

Ann dijo...

Pierre Nodoyuna

Que risa me dio tu comentario !

Ave, Maria, gratia plena, ora pro nobis.

Ann