martes, 29 de septiembre de 2009

Encuesta de urgencia en el día de la corazonada


Dice el alcalde de Madrid que tiene una corazonada y que por eso nos ha llenado las calles de zanjas. Anda buscando en el subsuelo los aros olímpicos del 2016.

Dice también el ilustre corregidor que todos los madrileños hemos de tener su misma corazonada, para conmover al jurado con los latidos de nuestros olímpicos y unísonos corazones antes del próximo 2 de octubre, día en que se decide la cosa.

Me dice Lucio, que es taxista veterano, casado, con tres hijas, natural de Cambados y residente en Madrid, que si la corazonada funciona, habrá trabajo, porque vendrá mucho guiri de la parte del extranjero, pero que él no se fía, porque ahora van a subirle otra vez el gasoil para arreglar la crisis, y con este gobierno, etcétera.

Juanito, que es un profesional de la limosna y tenaz perseguidor de su clientela, me cuenta que sí, que también él tiene una corazonada, pero que, por si acaso, le dé un euro para un vasito de leche.

Me dice Jaime, que estudia bachillerato en mi cole, que pasa de corazonadas, igual que pasa de todo lo demás. Su chica en cambio, dice que hay que ver cómo eres, que a ella si le molan las olimpiadas. Además piensa ir a la manifa de Cibeles para apoyar la cosa, porque canta Bisbal.

El marroquí que me corta el pelo —no acabo de aprenderme su nombre— dice que se siente muy madrileño porque le han dado papeles y que también tiene una corazonada.

No así Rosario, que vende periódicos en la calle Ayala. Ella no sabe de esas cosas y piensa que queremos más fútbol.

Kloster dice que él tiene un “pressentimento”, o sea, lo mismo pero en portugués. Votará por Río de Janeiro. Cuanto más lejos, mejor.

Y yo, que había pensado poner una encuesta en el blog, decido que, la muestra es suficientemente representativa. Con tanta corazonada, podemos morir de taquicardia.

7 comentarios:

Andrea Rodil de del Valle dijo...

pues la "corazonada" llegó también a Guatemala, no se si por empatía con la MADRE PATRIA, o si no había otra noticia que poner en los diarios...
Mañana si puedo, le "escaneo" el periódico local.

ROSA dijo...

Yo también tengo una corazonada, como todos los inmigrantes a la puerta de la estación de Autobuses de mi ciudad esperando ser contratados para trabajos de vendimia, igualmente que los que hacían fila a la puerta del INEN esta mañana, pero la suya seguramente será : ¡Seguro, hoy es mi día de suerte!. Demasiadas corazonadas con muchas taquicardias ¡que razón lleva Dn. Enrique!

Carlos G. dijo...

Lo siento, la verdad. Me temo que Madrid no tiene nada que hacer. Desde el principio lo tenía difícil y después del pufo de organización de la visita del COI nos han dado un palmetazo de ciudado en los dedos, como en los colegios de antes. Otra vez será ... si aprendemos de ésta.

Orisson dijo...

Pues lo cierto es que no termino de ver las ventajas de tener una Olimpiada. Sí, mucha visita y tal, pero sólo durante un mes. ¿Merece la pena todo el gasto? En fin, ojalá encuentre a alguien listo que me lo explique (el sí o el no).

Un saludo

Anónimo dijo...

El pobre alcalde de Madrid, al igual que Zapatero, aún no se ha enterado de que es un gafe... En fin, no se lo digáis, que aún se me "traumará" como dicen las nuevas generaciones....

Nieves dijo...

(antes, de nick usaba Rosa, pero como veo que hay más, lo cambió por Nieves)

Dice la peluquera de mi tía abuela que muchos de los problemas vienen por no saber decir que "no" a las corazonadas.

Por cierto, ¿quieren ver un corazón con forma de corazón? aquí está, en la segunda de las nomalías médicas (de broma) diagnosticadas con photoshop. ;)

Almudena dijo...

Pues yo estoy más con Kloster, muy a mi pesar, y mi otro yo, que aún no tiene nombre, cree que Chicago, por lo de Obama... Este post me ha hecho mucha gracia. Gracias! (valga la redundancia)