viernes, 25 de septiembre de 2009

A Juan Pablo II también le llamaron obseso


No recordaba yo este texto, pero me lo enseñó un buen amigo como comentario a mi entrada de ayer. Copio unos párrafos de "Cruzando el umbral de la esperanza"(*), el libro que escribió Juan Pablo II contestando a un largo cuestionario de preguntas de Vittorio Messori. Una de las preguntas se refiere directamente al aborto y dice así:

Entre los derechos «incómodos» a los que se refiere, está, en primerísimo plano, el derecho a la vida; está el deber de su defensa desde la concepción. También éste es un tema
siempre recurrente -y de tonos dramáticos- en Su magisterio. Esta continua denuncia de cualquier legalización del aborto ha sido definida incluso como «obsesiva» por ciertos sectores político-culturales. Son los mismos que sostienen que las «razones humanitarias» están de su parte; de la parte que ha llevado a los Parlamentos a dictar medidas permisivas sobre la interrupción del embarazo.

El Santo Padre responde con extensión y profundidad a la pregunta. Y, al final, se refiere a su "obsesión" con estas palabras:
Nos encontramos aquí en un punto, por así decir, neurálgico, sea visto tanto desde los derechos del hombre, como desde el derecho de la moral y de la pastoral. Todos estos aspectos están estrechamente unidos entre sí. Los he encontrado siempre juntos también en mi vida y en mi ministerio de sacerdote, de obispo diocesano, y luego como sucesor de Pedro, con el ámbito de responsabilidad consiguiente.
Por eso, debo repetir que rechazo categóricamente toda acusación o sospecha de una presunta «obsesión» del Papa en este campo. Se trata de un problema de gran envergadura, en el que todos debemos demostrar la máxima responsabilidad y vigilancia. No podemos permitirnos formas de permisivismo, que llevarían directamente al conculcamiento de los derechos del hombre, y también a la aniquilación de los valores fundamentales, no solamente de la vida de las personas singulares y de la familias, sino de la misma sociedad. ¿No es acaso una triste verdad eso a lo que se alude con la fuerte expresión de civilización de la muerte?

(*) Edit. Plaza & Janés, 1995, pág. 201 y 204

7 comentarios:

Isa dijo...

Palabras de un sabio, y, más importante, de un santo.
Acabemos con esta cultura de la muerte. Nunca rendirse.

Yuria dijo...

D. Enrique: creo que, al ser denominado "obseso", como le sucedió al singular pontífice Juan Pablo II, ya cuenta usted con el primer paso para llegar a ser papa después de Benedicto XVI.

(Estamos a viernes, se nota, ¿verdad?)

Antecedente dijo...

Sencillamente, que alguien te califique con un argumento ad-hominem no aporta nada, del que ya nada tiene que decir.A nadie se le ocurriría llamar obseso a alguien que defienda la vida de su propio hijo. Yo creo que nos hemos acostumbrado a tratar el aborto como si fuera un debate político, esto es, parece como si fuese un tema controvertido donde se igualaran los argumentos de las dos partes para lograr un consenso.
En realidad, el primer Derecho Fundamental que es el Derecho a la Vida, no debería estar sujeto a los vaivenes de las mayorías arbitrarias, según el lugar donde se legisle, cuando de lo que se trata es de defender la vida del nasciturus. A él no le interesa para nada la política, ni las leyes ni las costumbres, ni las supuestas obsesiones. Solo quiere continuar viviendo, como cualquiera de nosotros.

Pierre Nodoyuna dijo...

Que claro y que profundo. Ahí esta el soplo del Espiritu, y el ver las cosas con la óptica de Dios. Toda la sociedad y con ella la propia humanidad esta en juego en el tema de la vida. No es un problema político como nos quieren hacer ver, ni siquiera se reduce al ámbito religioso. Esta por encima de ideologías y pensamientos. Es lo de " el hombre es un lobo par el hombre". Sipre caemos en lo mismo, mira que somos cazurros!

Anónimo dijo...

La verdad es que sus obsesiones son muchas, y en el blog se descubren todas:
- los pajarracos
- la oración
- el sentido del humor
- ayudar a TODOS con los que se cruza y surge la posibilidad
- los anuncios
- las fotos originales
- ...
un auténtico obsesivo compulsivo, eso es lo que es usted, hágaselo mirar.

Àngel dijo...

Todo lo que sea contra al aborto es una obsesión, para desgracia de la existencia humana.

yomisma dijo...

Isabel, se te ha olvidado el fútbol