viernes, 4 de septiembre de 2009

La crisis

Me habla de la crisis, como casi todo el mundo; del trabajo que ya no tiene y del que le llegará cualquier día de éstos; de los años que pasan y pesan, sobre todo cuando debe mendigar un empleo exhibiendo un falso aspecto juvenil y asegurando que está en plena forma física y mental.

Luego me dice que su mujer se queja desde la mañana a la noche; que está harta del él, porque se pasa las horas metido en Internet. Ella no entiende que debe dedicar buena parte del día a navegar en la red en busca de cualquier cosa. Perdería el tiempo ocupándose de los niños y de la limpieza de la casa.

Al final, casi lloriqueando, me pide que rece. Y al despedirse, como es hombre ilustrado, cita a un autor francés, belga o algo así, cuyo nombre no he entendido. Asegura ese autor que, por no tener dinero, los hombres dejamos de hacer docenas de estupideces.

—Ya. Seguro que rezas más que nunca —le contesto—.

—Sí, eso también.

Le aconsejo que dé gracias a Dios por su situación, y que siga luchando con todas sus fuerza para salir de ella.

6 comentarios:

Benita Pérez-Pardo dijo...

D. Enrique: Muchísimas felicidades de toda la familia en su aniversario!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Hola:

La crisis es terrible.

Me dedico profesionalmente a la selección de personal e internet, indudablemente, es una importate fuente de reclutamiento, no obstante le recomedaría a su amigo que presentara cuantas candidaturas espontaneas pueda en las empresas que le interesen. Que pregunte por el responsable de personal y pida hablar con él unos minutos. Lo más probable es que no le atiendan pero, a veces, en la excepción está el éxito.

Me parece muy imoprtante llevarlo personalmente a todas las empresas de selección. Si coincide que tienen un proceso abierto que concuerde con su c.v. le incluirán automçáticamente y sus posibilidades se multiplican por diez.

Es super importante que en los c.v. de los portales de empleo se incluya todo todo todo. A veces se hacen búsquedas por palabras como en los documentos de texto y, si esa palabra no aparece, el cv puede que no pase el "primer flitro".

Bueno, voy a trabajar que las patas de la crisis son alargadas...

Ourense San Francisco dijo...

Gracias por esta "pedagogía espiritual" gratuita. Es de gran ayuda incluso para los que, gracias a Dios no estamos con el "agua al cuello" por culpa de la crisis... Es difícil de entender con visión plana, pero con los ojos de la fe...
Perdón por el plural mayestático, pero... ¡qué pocas veces le damos gracias a Dios!

Mariano dijo...

Es cierto: en estos momentos se reza más y se dan muchas gracias a Dios.
Ya lo dice el refranero español “A Dios rogando” –la recomendación de Don Enrique- “y con el mazo dando” - la recomendación del anónimo anterior-
Suerte!!!!!

AleMamá dijo...

Hay que rezar más y también ocupar el tiempo. Podría ayudar un poco en casa, quizás, así su mujer estaría más descansada y abierta a apoyar de mejor manera.

Es muy triste que un hombre no tenga trabajo. Quizás es peor a que lo pierda una mujer. Aún tenemos metido eso del macho proveedor y el no poder serlo se siente como un menoscabo, lo que no es cierto, además.

Mei-Hsin Chen dijo...

"Cuenta el poeta (Rilke) que, en París, pasaba siempre junto a una mujer a la que arrojaba una moneda en el sombrero. La mendiga permanecía totalmente impasible, como si careciese de alma. Un buen día, Rilke le regala una rosa. Y en ese momento su rostro florece. Él ve por primera vez que ella tiene sentimientos. La mujer sonríe, luego se marcha y durante ocho días deja de mendigar porque le han dado algo más valioso que el dinero..." (Texto de Benedicto XVI)

También le queremos dar una flor aunque no es mendigo en ningún caso: "cada flor es una oración para que supere la crisis", como dice D. Enrique.