jueves, 10 de septiembre de 2009

Miralá, miralá: llegó la Gripe A


Al entrar en el baño del cole esta mañana, me encuentro con un aparatito nuevo y un letrero en la parte superior, que me apresuro a fotografiar.

Haced clik para leerlo mejor

Así pues, las "autoridades sanitarias" nos instan paternalmente

a) a no tener "contacto directo" con personas enfermas o que tengan fiebre y/o tos. Hoy he hablado con tres chavales y una chavala. No les he preguntado si tenían fiebre. La chavala no tosía, pero me dejó sin kleenex de tanto llorar. O sea, que a lo mejor expulsaba mocos y lágrimas unidos. Creo que ya estoy contagiado.

b) a lavarnos las manos, muñecas y todo eso "entre 10 y 20 segundos". No lo entiendo muy bien: ¿Hemos de lavarnos cada 20 segundos o el lavado debe durar 20 segundos. No sé si lograré lavarme las muñecas y mirar al reloj al mismo tiempo.

c) Hemos de llevar en el bolsillo una botella de alcohol para mezclarlo con el gel y "desinfectar".

d) No hay que tocarse las narices. Tampoco los ojos ni la boca. Complicada cuestión. ¿Y si nos pica el apéndice nasal? ¿Están nuestras autoridades en contra de la arraigada costumbre hispana de introducir el dedo índice en cada un de los agujeros o fosas nasales y fabricar pelotillas mientras aguardamos a que el semáforo se ponga verde? ¿Deberemos utilizar guantes desechables homologados por el Ministerio de Fomento e igualdad?

e) El último consejo es el más peliagudo. He tratado de estornudar protegiéndome la nariz con el pliegue del codo y se ha desencajado la clavícula. Terrible.

11 comentarios:

paloma dijo...

Cuanta razón lleva don Enrique,

Jajajajajajajajajajaja no he parado de reír con su post,

¡Gracias, gracias por su buen humor!!!!!!

Carlos G. dijo...

Oiga, escribe usted a unas horas que no son cristianas: a ver si dormimos un poquito, ea!
Por lo demás, menuda tomadura de pelo lo de la gripe. Todos los años hay, la diferencia está en que este invierno nos la van a dar en directo por la tele. ¡Ya verá como la noticia de cabecera de un telediario será que no se que famoso ... ha estornudado!

Enrique Monasterio dijo...

Carlos, no te inquietes. Las cosas no siempre son lo que parecen

Anónimo dijo...

Y digo yo, ¿qué diferencia hay entre dejar los microbios en el codo y dejarlos en la mano que prudentemente frotamos en la ropa para limpiarla, como hemos hecho siempre?

Isa dijo...

Esto ya es una locura, hasta qué punto de histeria vamos a llegar; pues ya de paso que nos hagan a medida unos trajes especiales que nos aíslen del resto de la población y ya está...

Clara dijo...

Esta noche en la cena los niños han estado explicando las instrucciones recibidas en el colegio para prevenir la gripe. La chirigota ha llegado con el estornudo en el antebrazo, decía uno, otro decía que era debajo del brazo y que le parecía una cochinada, la otra que les habían dicho que no podían estornudar...

Gonzalo dijo...

Jaaaaaajajajaja

yomisma dijo...

Dejad de reiros que lo de estornudar, o toser, en la manga es práctica común en este país. No sabeis lo que me cuesta enseñar a los niños que se cubre uno la boca con la mano, o con el pañuelo.... Y lo del gel desinfectante lo usan en mi parroquia los que ayudan a dar la Comunión.... Es todo un rito. Eso sí, todos beben del mismo cáliz....En fin Serafín.

Bernardo dijo...

Este curso, cualquier estudiante con fiebre va a ser automáticamente sospechoso de gripe-a.

Va a ser el top-hit para saltarse clases: una semana de cuarentena, garantizada.

Antónimo dijo...

Punto d) No sea cochino, porfa... Mucho ensalzar a Pocoyó y luego tiene salidas de Bart Simpson...

Por cierto, lea las recomendaciones contra la gripe A en las oficinas de la Caixa: aparte de recomentadar distancia y poco contacto físico (nada de besuquear a la cajera que nos paga el cheque después de quitarnos una partecita por comisión), recomiendan que ¡salgamos de la oficina si hay mucha gente!
No lo he comprobado pero seguro que dicen que para evitar contagios van a poner "vacunas impositivas" a nuestras cuentas en forma de comisiones del 10%...

Adaldrida dijo...

Ay, Dios mío, que me da la paranoia de tanto reír. Ya está aquííí, ¡yujuuuu!