sábado, 18 de octubre de 2008

Adolescentes



Son huracanes de fuerza y dirección variable. Vienen eufóricos, melancólicos, agresivos, tristes, alborotados, huraños, silenciosos... A veces parecen místicos; pero no hay que confiarse: el viento cambia de dirección cada mañana y el aire cálido se vuelve gélido en un minuto.

La única forma de estar siempre a su lado es quererlos tanto que no necesitemos entenderlos. Ellos tampoco se comprenden a sí mismos, por eso buscan ayuda (o la rechazan según los días).

¡Quién fuera un buen meteorólogo para ver venir cada huracán y encauzarlo en la mejor dirección sin tratar de detenerlo!

Pido perdón a los lectores: ya sé que que esta entrada no se entiende muy bien. Hablo de esos seres encantadores que llamamos adolescentes.

Estoy pensando en una niña que hace tres días me hablaba de la Virgen con pasión y lágrimas, y esta mañana, cuando le he propuesto asistir a un retiro, sólo me ha dicho seis palabras:

—Es que..., creo que soy atea.

Sólo lo cree; así que la cosa puede tener remedio. Quizá la culpa sea de los exámenes que acaban de empezar. El lunes veremos.

6 comentarios:

Luisa dijo...

¿Cómo que no se le entiende bien? Se le entiende todo y desde la primera letra.Qué bien lo voy sabiendo. Es más,se queda corto.Pero entiendo que para las profundidades hay otros foros.
Pues yo tengo 3 en plena actividad.Tres iguales para hoy.Tres a la vez.
Estoy agotada aunque supongo que no puedo bajarme de este mundo, así que encomiende D.Enrique.

Boo dijo...

Yo estoy también en esa etapa ( con adolescentes )y muchas veces me parece que soy yo la que no me entiendo a mi misma. Ya dicen que la adolescencia es una etapa en la que los padres se ponen un poco raros, je, je.

Andrés Cárdenas M. dijo...

Excelente descripción de los adolescentes, me acuerdo como si fuera ayer jaja. Un día místico a más no poder y otro no tanto. Ya me imagino el pobre cura sufriendo sin saber qué pensar. A veces es difícil quererles, muy buena entrada!

Jesús Beades dijo...

"La única forma de estar siempre a su lado es quererlos tanto que no necesitemos entenderlos". Es preciosa esta definición, don Enrique.

Altea dijo...

¡Huy, qué va! Precisamente cuando llegan los exámenes es cuando a uno (y a una) le da por rezar. Incluso por pasarse por la iglesia cercana una hora antes de cierto examen.
Luego, si te he visto no me acuerdo.

Sunsi dijo...

Perfectamente descrito, D. Enrique. Tal vez porque tengo cuatro en plena efervescencia. Cuando eran pequeños parecía que iban en un pack y ahora cada uno de ellos es un puzzle por montar.

Me ha gustado mucho y creo que lo voy a escribir en un folio y lo colgaré en la puerta de la nevera:
"La única forma de estar siempre a su lado es quererlos tanto que no necesitemos entenderlos". Observo que Jesús Beades también lo resalta.

Gracias por ayudarnos en estos menesteres.