lunes, 11 de enero de 2010

De viaje

Burgos en el congelador
Nieva débilmente en la autovía. Los automóviles ruedan a velocidad moderada, como mi Polo, que tampoco es capaz de grandes alardes. Entramos en un túnel y unos carteles luminosos nos advierten: "Precaución, nieve a la salida del túnel". El túnel es largo, más de un kilómetro. Cuando diviso el final, disminuyo la velocidad, a pesar de que uno de los pingüinos que me acompañan se ríe de mi excesiva cautela.

Tenía razón el pingüino. Al salir del túnel brilla un sol esplendoroso y no hay ni rastro de nieve. Acelero. De pronto, otra advertencia luminosa: “con nieve, guarde la distancia de seguridad”. Me pregunta el pingüino si sólo hay que guardar esa distancia cuando nieva. En todo caso, sigue brillando el sol y el campo está verdiblanco, como el Betis.

“Atención, máquina quitanieves trabajando”. Kloster, que me ha sustituido al volante, opina que la máquina estará trabajando en otra cosa. Aquí no hay ni un copo.

El siguiente rótulo parpadea para que, esta vez, nos lo tomemos en serio: “granizo, al salir del túnel”. Y en efecto, graniza. El único fallo es que no hay túnel.

El viaje, es indudable, resulta la mar de entretenido. La temperatura exterior es de 9 bajo cero. Se me ha congelado el agua del limpiaparabrisas.

12 comentarios:

Bernardo dijo...

En la película "Blues Brothers" (1980), llamaban "el pingüino" a una religiosa que dirigía un orfanato católico.

Carlos G. dijo...

Pues no debería congelarse el 'agua' del limpiaparabrisas. No debería porque, si sigue las instrucciones del vehiculo, lo que se echa no es agua sino un líquigo con jabón y otros elementos puestos precisamente para evitar que se congele. Lo que no sé es a qué temperatura se congelará ese líquido que, seguro, también se congela. Brrr! ¡qué frío!

virtual nurse dijo...

¡De viaje!¡Bienvenido, Don Enrique, y feliz año nuevo sacerdotal! La enfermera de cuerpos tiene un paciente para el cura de almas. Y tiene que ser lo antes posible; ojalá podamos hacer el traspaso mañana mismo. Mil gracias

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Lo que a mi me deja helado es no saber a estas alturas quien es Kloster ¿alguien me lo explica?

Anónimo dijo...

Mi querido D.Henrique, el pinguino que le acompaña debio haber pasado antes por esa carretera por que no se asusto en lo minimo por los "avisos".... yo por vivir en un pais tropical estoy que me congelo con un frente frio que azota a nuestro pulgarcito de America...bbrrr no quiero ni imaginarme en España como estarà el clima, seguro que si estiviese ahi ya seria una estatuilla de hielo. :)

Les mando un fuerte abrazo y un beso.

Saludos,Burbujita de Mani.

Anónimo dijo...

mmmm ya que David se atrevio a preguntar, le hago la misma pregunta mi querido Henrique.....Quien es Kloster??? (Yo tampoco se)

Burbujita de Mani.

mar dijo...

Ah! Pero, Kloster no es su amigo imaginario?

Anónimo dijo...

Para los que no sepáis quién es, mirad cómo se traduce Kloster del alemán al español y un poquito de imaginación siguiendo las indicaciones de "mar" y obtendréis la respuesta
No digo más

Papathoma dijo...

O su otro yo..., no tenéis más que traducirlo. Pero no sé si a Kloster le gustará que indaguemos en su personalidad! A mí a veces me parece como si fuera su Ángel de la Guarda.

Isa dijo...

Pero qué cosas le pasan...¡es el maestro de anécdotas por excelencia! No se asome por la ventanilla no vaya a ser que le de un mal...

Enrique Monasterio dijo...

Protesto enérgicamente: no "me pasan" cosas. Simplemente me fijo y las retrato.

Isa dijo...

Me retracto don Enrique. No lo volveré a decir. Sólo añadiré que se fija muy bien y las relata mejor. ¿Eso está bien dicho?