miércoles, 27 de enero de 2010

Diario congelado

Dice la radio que este frío no es polar como el de la semana pasada, sino siberiano. Vaya, menos mal. Por si acaso me acorazo con el tabardo de invierno y salgo a la calle de madrugada. La radio insiste en que no hace frío. Es sólo una “sensación térmica”. Qué bien.

En el Parking compruebo que mi coche tiene abierta de par en par la ventanilla del copiloto. No es un robo; es que se ha estropeado el mecanismo de cierre y el cristal se ha desplomado hasta el fondo. Vaya por Dios.

Me pongo en marcha y compruebo que, con un coche tan ventilado, la “sensación térmica” empieza a congelarme las orejas.

Dejo el coche en el taller “Apolo”, y me dicen que estos mecanismos son muy endebles y que habrá que cambiarlo. Total nada; menos de doscientos euritos.

Por la mañana, cole y visita a una enferma en el hospital; por la tarde, salto de confesonario en confesonario. A las cinco vuelvo al garaje y cuando me dispongo a pagar, la chica de la oficina (tendré que preguntarle cómo se llama) me mira fijamente y dice:

–A usted le he visto yo en Internet. ¿Usted es el de pensar por libre?

Al parecer acaba de leer mi entrada anterior sobre el bautizo de Karina y le ha gustado mucho.

–De ahora en adelante, entraré en su blog todos los días.

Mi autoestima sube un 15 por ciento. La chica es encantadora, pero no me hace descuento.

Me refugio en la Iglesia de los Carmelitas para hacer la oración y a los pocos minutos compruebo que Juanito, mi mendigo de cabecera, me ha seguido y se sienta a mi lado:

–Padre, ¿me das un euro?

–Aquí no se pide limosna; aquí se reza.

–Vale.

Juanito aguanta como un héroe sin chistar la media hora. Al terminar no tengo más remedio que soltar la pasta.

Regreso a casa a las nueve de la noche. El frío siberiano aprieta pero, con la ventanilla cerrada, se soporta mejor.


10 comentarios:

Verónica dijo...

Le ha cundido el día D. Enrique, tomo nota para no perder, tampoco yo, un minuto (a pesar de la ola de frío siberiano).

Anónimo dijo...

Es usted auténtico D. Enrique. Me encantan sus comentarios,a veces me rio mucho (como hoy) y otras veces me hace pensar y reflexionar...Yo sigo recomendando su blog y encomendando su gran tarea. Muchas gracias.

Gonzalo dijo...

"La chica es encantadora, pero no me hace descuento."

Jajajaja. Importante puntualización.

Pierre Nodoyuna dijo...

Bueno, Don En, que no le pille la gripe, que veo que esta muy ocupado. Yo la he cogido en la peor semana del año. Así que a abrigarme y a seguir faenando.

Don Mario dijo...

¡Qué grande este Juanito! Me gusta porqué a veces nos toca imitarle, y aguantar heroicamente la media hora, esperando hasta que el Señor "suelte la pasta"...

Almudena dijo...

Usted dirá lo que quiera pero, no parece que a su cerebro ni a su humor les siente demasiado mal el fresquito...

Anónimo dijo...

Siempre me hace reir con sus cosas D. Henrique. lo de Juanito me hizo reflexionar que todo debe costarnos un poco. Espero que al llegar a casa sus orejas ya no hayan estado congeladas.

Le aprecio mucho y siempre pido a la Madre Santisima por que su vida dure mucho para poder seguir subiendo a este maravilloso globo q tanto lugar bello me hace conocer.

Burbujita de Mani.

mar dijo...

A la chica le sonaba su cara. Osea, que es usted el buho con el que me cruzo cada mañana! Y yo sin darme cuenta.

Saludos

Bernardo dijo...

Pobre mujer, ella no le podía hacer el descuento. Pero ¡hay que ver lo visible que se está volviendo su globo!

Isa dijo...

¿Pero le pidió un autógrafo? ella se lo pierde...
La verdad es que un poco de rebaja sí que le podía haber hecho, per bueno, consiguió que le subiera la autoestima un 15%, ya es algo...
Tiene unos días tan intensos que me quedo muerta...