jueves, 20 de septiembre de 2012

Las extrañas cualidades de la copa de un pino







No hay que preocuparse: leo en el diario deportivo Marca que aunque Ronaldo esté triste, se entregará a tope en el campo, porque es un futbolista “como la copa de un pino”. Lo mismito que José Mata, que se juega la vida delante de los toros pero sabe bien lo que hace porque es un matador “como la copa de un pino”.
Idéntica metáfora forestal ha merecido esta mañana en la radio el sustituto de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid y el técnico de sonido de la cadena de radio. Ambos, aunque se ocupen de tareas muy diferentes y distantes, son unos profesionales “como la copa de un pino”.
Lamentablemente no tengo a mano en este momento un buen bosque de pinos para observar con detenimiento las tan mentadas copas; pero pronto iré a Molinoviejo, donde los pinos de Valsain se ponen de puntillas para desafiar a las nubes, y les echaré una ojeada. Tal vez me revelen su secreto.
En todo caso, no cabe duda de que las copas de los pinos tienen extrañas cualidades que no se dan en ninguna otra especie arbórea. A nadie se le ha ocurrido, por ejemplo, comparar la profesionalidad de Mesi o la del Ministro de agricultura con la dulzura de la chirimoya o con la frondosidad vertical de la sequoia. No, tiene que ser precisamente “la copa de un pino”.
A estas horas de la noche no estoy en condiciones de seguir reflexionando sobre la cuestión. Tal vez algún globero sepa explicarme el porqué de esta pertinaz metáfora.
Entre tanto, queda prohibida en el globo la mencionada expresión. He dicho.
 

13 comentarios:

LCA dijo...

Pues mientras espero que mi suegra salga del médico, podría decirle porque un pino es alto. recio, sobrio, sin muchos adornos, vamos, de una pieza.

pacita dijo...

UF D.Enrique ,que le ha dado,por las frases eh? no hombre no atizenos con otros temas que en septiembre estamos todos "a medio gas " (por lo menos yo)

Juan Pedro dijo...

Estoy con Pacita...
Un usual y anónimo lector.

Papathoma dijo...

Como nos diga prohibiendo expresiones de ese estilo...o acabamos todos siendo dignos sucesores de Cervantes o no nos atreveremos a escribir. He dicho.

Papathoma dijo...

En www.cosasdeandalucia.com dicen que la forma y tamaño de dicha parte del pino sirve como comparación cuando se quiere expresar la admiración ante la grandeza de alguien por sus cualidades. Claro que por aquí usamos tb la expresión "como una Catedral". Quien conozca la de León por dentro, lo entenderá. Feliz jueves, globeros.

P. Albrit dijo...

Don Enrique, que cosas tiene usted...
La copa de un pino es frondosa, siempre verde y si es un pino de esos altísimo, es ejemplificación de la excelencia.

La copa de un acebuche no tiene el mismo encanto: es chato, y no da fruto. Al menos el pino piñonero sirve para algo más que para sombra.

yomisma dijo...

Pero es que como no se puede decir que trabajan como negros, o que eso lo saben los chinos, o mecachis en los moros, pues usamos el pino que no se queja (por ahora) y nos quedamos tan a gusto.

Relicary dijo...

¡Al final no podremos usar expresiones populares en el globo como siga esto así!

Respecto a la expresión, los significados más corrientes son "enorme" o "algo notorio".

Lo malo de las expresiones, que se puede llegar a abusar de ellas hasta perder su significado el matiz de especialidad que confieren.

También pasa con las palabras como "perdón", "libertad" (esta última creo que es comprarte un móvil y encadenarte a una compañía)

Clo dijo...

Don Enrique, si usted sigue prohibiendo 'frases hechas'y demás palabros llegará un momento en que caigamos.
¿Es ese su plan para librarse de algunos asiduos lectores/comentaristas?

Alguien dijo...

Eso es una verdad como la copa de un... CATADOR DE VINO, no quería decir naaaaada más.

Belen dijo...

No se esta "¿pasando un pelo?",o me lo parece a mi.

Un cariñoso saludo.

Adaldrida dijo...

Cómo me río con usted... Su humor es como la copa de un pino, le cuento.

Yenna dijo...

¡Escribe usted de una forma realmente agradable! No se me ocurre una palabra mejor, pues leer sus entradas me ha recordado al ligero y entretenido sarcasmo de mi antiguo profesor de literatura que todos los alumnos adorábamos. Soy una joven enamorada de las palabras, y me encanta encontrar a quienes las saben llevar cual bailarín lleva a su pareja; igual que la dama en los giros, la lengua se luce a través de sus frases (que, por cierto, no carecen asimismo de un gran sentido común)y resulta bella a la vista del mundo.

Dicho esto, un placer saber, creer y leer, y también haber topado con algo decente en el burruño caótico que es internet hoy día. Saludos astronauta =)