jueves, 22 de noviembre de 2007

La abuela de Carla



—¿Te importa que cuente esto en el blog?

—¿Lo de mi abuela?

—Sí.

—Bueno, pero no diga quién es. O sea, que no ponga su nombre…

—No me lo has dicho. ¿Y el tuyo, lo pongo?

—Llámeme Carla, que me encanta.


Carla tiene indudables dotes de comunicadora. Se expresa con vehemencia, como si necesitara el asentimiento de su interlocutor en cada frase, y se emociona sin el menor pudor cuando dice,

—…mi abuela es un “alucine”

Alucine es un substantivo perfecto que debería entrar en el diccionario cualquier día. Carla lo repite dos veces más, y luego lo matiza afirmando que su abuela es “una pasada”.

—Es la superabuela, concluye, para dejar claro el concepto.

Hace una pausa, me mira y yo la animo a seguir.

—Es que, cuando habla contigo, no sé, te dan ganas de ser buena. Yo la quiero más que a nadie…

—¿Y a tu madre?

—A mamá también, claro, pero es otra cosa. Yo la entiendo, porque tiene mucho trabajo y llega a casa agobiada, y no puede estar todo el día pendiente de nosotras, pero mi abuela es demasiado. Mira…

Carla parece que quiere contarme algo, pero se arrepiente. Luego, dice “bueno, vale” y continúa.

—Mira, la semana pasada, por ejemplo, yo le había quitado una camiseta a mi hermana sin decirle nada, porque la quería para salir, ¿sabes? Y entonces suena mi móvil y era la abuela. Me dijo, sin venir a cuento, que estaba muy contenta, porque había ido a Misa y había pedido mucho por mí en la Comunión. Que estaba segura de que voy a ser todavía mejor cuando me confirme, y que a ella de pequeña la obligaban a ir a Misa todos los días en su colegio, y que yo tenía la suerte de que no me obligaran y que así podía ir libremente y que eso tenía más mérito.

—Pero tú no sueles venir a Misa.

—Por eso me sentí supermal. Y luego, cuando me dijo unas cosas preciosas de la Virgen y de San José, es que no sabía dónde meterme. ¿Sabes lo que hice?

—Devolviste la camiseta a tu hermana…

—Sí. Y le puse un papel que decía “lo siento”.

—Pero luego se la volviste a pedir.

—¡Jo, lo adivinas todo…!



9 comentarios:

c3po dijo...

Don Enrique, se ve que sus deseos son órdenes:

alucine.
1. m. coloq. Alucinación, asombro.

de ~.
1. loc. adj. coloq. Impresionante, asombroso. U. t. c. loc. adv.

Fuente: Real Academia Española © Todos los derechos reservados.

chita dijo...

tomare nota de la abuela de Carla para ser una abuela de alucine

Amaia dijo...

Mi abuela también es una pasada...

Juanan dijo...

¡Vivan las abuelas!

Enrique Monasterio dijo...

Amaia, ¿conozco yo a tu abuela?

Rocío Arana dijo...

Mi bisabuela sí era una pasada. Murió hace dos años, tenía cien.

Rocío Arana dijo...

Tu entrada me ha inspirado una entrada sobre mi bisabuela...

Anónimo dijo...

Sí, don Enrique, conoce a la abuela de amaia. Es la bisabuela de Iker, ¿le suena?

teka dijo...

"carla" creo que es la misma que "carla", si, tb me ha hablado de su abuela. la verdad es qeu mola.