sábado, 5 de julio de 2008

Liberación de Ingrid Betancourt

La liberación de Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC desde 2002 ha sido la mejor noticia de la semana que termina.

Este video, que quizá ya conocéis, tiene la fuerza de lo auténtico y revela el temple humano y espiritual de una mujer admirable. Vale la pena verlo, aunque dure 9 minutos.
.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Felicidades Ingrid Betancourt! ¿Felicidades Colombia! Viva la democracia, viva el pueblo, no al marxismo, no a los asesinos de allí. No a los asesinos de acá ni a los crímens que perpretan con el aborto y los que planean con la eutanasia. No a los caciquesque se adueñan de la humanidad y pretenden destruir el amor, la familia y las cosas más hermosas de la vida. ¡Esclavitud NO!¡Libertad SÍ!

LUISA dijo...

Y habla de milagro...fe fantástica de una mujer que no guarda rencor:Milagro+milagro:liberación.
Gracias.
Luisa
Al Sur
España

Nuevepornueve dijo...

Impresionante escuchar a alguien dando las gracias a Dios, en primer lugar; ante las cámaras "planetarias". "Primero Dios"... no creo que ningún progre se atreva ni siquiera a "pensar" en censurar su actitud... y, sin embargo, quieren relegar a Dios al rincón.
Primero Dios. Sin rarezas ni aparatosidades,sin "clericalismos", así, con naturalidad, que es garantía de veracidad.
Sin que nadie pueda extrañarse ni "molestarse".

Primero Dios.

Me emociona y espolea a partes iguales.

Es 7 de Julio... FELIZ SANFERMIN! Y viva Navarra, ya que estamos.

Otra cosa totalmente secundaria, pero que tb me ha llamado la atención: ¡qué preciosidad de lenguaje el que usa Ingid Betancourt! ¿No os parece? La cadencia, el acento y las palabras que utiliza. Si los personajes públicos en España se preocuparan por hablar la mitad de bien que ella en lugar de hacer política con el lenguaje...
Ays.

Ljudmila dijo...

Verdaderamente vale la pena volverlo a ver, aunque cuando estuvo en vivo no me lo perdi. Testimonio unico, inolvidable. Dar las gracias de esa manera enaltece y escucharla nos fortalece en el valor de la vida.