lunes, 29 de septiembre de 2008

La sonrisa se fue al Cielo


Lo recordé el año pasado y lo recordaré siempre. Hoy hace treinta años a esta misma hora conocimos la terrible noticia de la muerte de Juan Pablo I, un Papa que había conquistado a medio mundo en solo 33 días con su sonrisa paternal, su buen humor, su ingenio y su piedad sencilla y transparente.

Yo estaba en la via Appia, camino de Castelgandolfo. Podría reconstruir con toda fidelidad cada minuto de aquella mañana lluviosa, en que Roma entera parecía llorar.

La muerte de Juan Pablo I conmocionó al mundo. Dijeron que había entrado en la Iglesia un aire nuevo, una brisa fresca, una sonrisa.

Dios, que sabe más, estaba preparando un huracán de alegría y esperanza que vendría del este de Europa. Juan Pablo II estaba a punto de llegar.


8 comentarios:

Luis y Mª Jesús dijo...

yo tambien recuerdo el momento y el sitio exacto en que encontraba cuando me enteré de su muerte

CRIS dijo...

Pues yo la verdad sólo tenía 4 años, así que no me enteré de nada.

Luego, en la Facultad una amiga me dejó un libro que contaba cosas muy tremendas de su muerte y de la Iglesia...que confieso me inquietó.

No tengo ni idea de por qué Dios permitió aquel acontecimiento, lo que sí tengo claro es que permitió que Juan Pablo II fuera Papa, entre otras cosas, para que muchos jóvenes como yo nos acercáramos a la Iglesia y dijéramos un "sí" a Cristo, que nos cambió la vida.

Un saludo

Enrique Monasterio dijo...

En efecto, tras la muerte de Juan Pablo I, se escribieron muchas estupideces. Juan Pablo I estaba enfermo de diversas dolencias, entre otras, de una tromboflebitis que, con toda probabilidad, fue la causa inmediata de su muerte.
Sin embargo, lo repentino de su fallecimiento excitó la imaginación (y la avaricia) de escritores sin demasiados escrúpulos.
Ya se sabe: los misterios del vaticano, las corrupciones, etc.
Escribir este tipo de bobadas compensa, porque la Iglesia nunca responde, ni se querella...

yomisma dijo...

Yo estaba en las ecaleras del colegio ( no Aldeafuente...), recien empezado el curso, y me dio la noticia una amiga. Al principio pense que se referia a Pablo VI....Nos quedamos sorprendidas.

Anónimo dijo...

El mejor homenaje, quizás, es leer o releer su magnífico libro "Ilustrísimos señores" que es un prodigio de sencillez, de sentido del humor y de buena literatura, cualidades que reflejan su carácter. Y transmite frscura y mucha, mucha bondad.

ADN PRODUCCIONES dijo...

¡FELICIDADES! D. ENRIQUE Y CÍA por el dia 2, Gran FIESTA CELESTIAL por los 80 años, de ud. claro que no que es mas joven. ya nos mandara un pastel cibernetico.

ADN PRODUCCIONES dijo...

¡FELICIDADES! D. ENRIQUE Y CÍA por el dia 2, Gran FIESTA CELESTIAL por los 80 años, de ud. claro que no que es mas joven. ya nos mandara un pastel cibernetico.

nico dijo...

Recuerdo que un sacerdote nos dijo hablándonos de él, que a los niños de Roma les decía "tenéis que ser como Pinocho..." y se lo ponía de ejemplo. Siempre me ha intrigado, y desde niño he intentado aprender yo también de Pinocho.