viernes, 6 de julio de 2012

El nombre (II)

En mi post de ayer no quise referirme a los nombres más o menos de moda, más o menos cursis, que con frecuencia importamos de otras lenguas. A mí todo eso me importa poco. Si alguien se llamara, por ejemplo, Isabel Sastre, ¿por qué no va a poder traducirse al inglés y convertirse en Elizabeth Taylor? Lo mismo digo sobre las Jenifer, etc.
Eso sí, a los "Ivan" y a las "Vanessa" les explicaría que esos nombres rusos significan "Juan" y "Juana". 
Cuando se lo conté a una que yo me sé, por poco le da un soponcio. Ahora se llama Pili.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también he conocido a muchas Jessicas, Shailas, y yo qué sé. Pero antes sinceramente tampoco se lucían siempre... Mi abuela paterna se llamaba Indalecia Agapita (esto último porque Indalecia a secas les parecería soso), y su marido, mi abuelo, Leodegario Lorenzo (probablemente lo de Lorenzo por lo mismo, no fuera a tener un nombre breve el pobre). Y el pueblo en general era un compendio de nombres extrañísimos, con más de cuatro sílabas todos... Y mire no conozco a muchos San Leodegarios, ni muchas Santa Indalecias, pero mis abuelos eran unos santazos, porque yo lo sé.
Eso sí, yo con mi María y mi Teresa estoy feliz. Y si vienen más, también serán nombres de santos, porque me gusta pensar que de algún modo, estarán bajo su protección. José podría ser un nombre por el que pelearía gustosa nueve meses para que saliera victorioso, como me pasó con Teresa. También lucharía por Blanca, por Clara, o por Javier, o Juan. Y luego hay una espinita que sé que tendré toda la vida. Es una espinita New Age y que no me la sacaré porque sé que es peculiar y no se trata de castigar a nadie: siempre me gustó el nombre de Libertad.
Historias del Metro

Relicary dijo...

El post de ayer no pude leerlo entero, salvo el inicio, pero me acordaba yo de dos nombres cuyos dueños he conocido de primera mano.

Un cliente que se llamaba "Indocumentado", palabra.

Y el otro un chaval uruguayo que se llamaba "Usmail". Este tiene miga, porque resulta que era el nombre de lo que más feliz hacía a su pobre padre: el saco donde llegaba el sobre con la paga: "U.S. Mail"

Almudena dijo...

Me encanta esta "saga" sobre los nombres. Lo estoy pasando pipa con su ingenio y el de los tripulantes. Gracias

yomisma dijo...

A mí (mire que me gusta poco empezar así los comentarios) mi nombre nunca me gustó, por muy de Bilbao que venga. Siempre pensé que era malsonante. Y mire Ud. que desde que vivo en el extranjero me esta haciendo mas tilín. Quizá porque a todo el mundo gusta o por la letra extraña que no conocen...

Anónimo dijo...

¿Cómo te llamas yomisma?
Mis hijos, ellas y ellos, llevan todos de segundo o de primero el nombre de María, para ponerlos bajo la protección de La Virgen.
Lucía

Antuán dijo...

Por mi madre que se llama Alejandra, y yo que pensaba hace años que era un nombre paleto salí del pueblo y me encuentro con Sandra y Alexia, vamos que no tiene nada que envidiar es más les lleva la delantera en todo. Adiosle

Adaldrida dijo...

Yo siempre pensé que quería tener os hijos y una hija, para ponerles los nombres de Juan, pablo y Cecilia. Juan como mi padre y porque san Juan de la Cruz es el santo poeta, pablo como mi mejor amigo y como San pablo... y Cecilia se llama mi prima y me parece el nombre más bucólico, sonoro y poético el mundo.

El nombre es muy importante, tiene razón.

yomisma dijo...

Adaldrida: no tengo un Juan, pero tengo a Pablo y a Ceciclia. Y son dos de los nombres mas bonitos de la tierra ahora que los llevan mis hijos.

Bernardo dijo...

El hábito no hace al monje. Bernardo, sin ir más lejos, significa "oso fuerte". Ironías de la vida. Y me lo pusieron por orden alfabético (soy el segundo), y porque se traduce fácilmente a muchos idiomas. Mirusté.

gatoflauta dijo...

Con respecto a lo de "Ivan" y "Vanessa", copio lo que de ambos se dice en la wikipedia:

"Iván es un nombre masculino, de variante rusa y búlgara, para designar al nombre hebreo Juan. Su variante femenina es Yvonne, Ivone, Ivonne, Ivon e Ivana".

"El nombre propio Vanessa fue creado por el escritor anglo-irlandés Jonathan Swift para su pupila Esther Vanhomrigh, a la que conocía desde 1708. El nombre puede ser bien una combinación de «Van», el comienzo del apellido y «essa», una forma familiar común de referirse a Esther en los países anglosajones o un calco linguístico del nombre de Vannozza Cattanei, madre de César Borgia".

Parece, pues, que no es cierto lo de que Vanessa sea el femenino de Ivan.

Adaldrida dijo...

Yomisma, ¡¡¡qué coincidencia!!! También Juan es un nombre precioso. Y me gustan Blanca y Leire. Son nombres que no se acortan ni se alargan (normalmente.)
Con Cecilia hay que luchar denodadamente para que no se convierta en Ceci. He dicho.

(Perdone don Enrique este diálogo interpuesto.)

yomisma dijo...

Pues sí, el Cecilia se fácil. Pero como mis niños son americanos, ella misma se llama Sisi. Y así se va a quedar.

Anónimo dijo...

Padre y eso que no se ha dado un paseo por Venezuela. No hay espacio para recopilar tanta originalidad:
http://www.casadelasletras.com.ar/nombres/nombres_venezolanos.htm

Lucia Alvarez dijo...

Yo también me llamo Lucía.Yo
tengo 9 años.Ese nombre es muy común en mi curso hay 3 y yo conozco a muchas.Así que tu nombre es bonito.