martes, 17 de julio de 2012

A la espera


La sala de espera es un pasillo ancho con sillas y silloncitos arrimados a las paredes. Yo espero ser recibido pronto, pero me pregunto si esperarán lo mismo las doce personas que llevan aquí más tiempo. Las voy mirando una a una y trato de jugar con sus rostros y su aspecto: el primero, con cara de llamarse Aquilino tiene unos dedos largos y nerviosos que juguetean con un Iphone. Lo más probable es que sea pianista de la Sinfónica de Tafalla.
―¿Don José Juan?
Se levanta presuroso Aquilino y sigue a la voz que le ha llamado por otro nombre. ¿José Juan? Sí, también tiene cara de llamarse así.
Abro el libro que traigo para la espera. Son poemas de Rilke que ya conozco, pero me gusta picotear de vez en cuando.
La chica de enfrente seguro que se llama Carmen. Tiene cara de preocupación a pesar de que hoy es su santo. Probablemente estudia Empresariales, como todo el mundo a su edad.
―¿Carmen Gutiérrez…?
Mi autoestima sube cinco puntos. He acertado. No le preguntaré si estudia Empresariales, pero, al pasar frente a mí, aprovecho para felicitarla.
―Ah, muchas gracias…
Y sonríe. Vuelvo a Rilke, pero no me da tiempo a leer un solo verso.
―¿Don Enrique Monasterio?
Ese soy yo, a pesar de que no tengo cara de llamarme Enrique, sino Eugenio. Me pongo en pie y se me acerca una señora mayor que probablemente se llama María Dolores.
¿Es usted don Enrique Monasterio? En casa todos hemos leído su libro sobre la Navidad…
Agradezco a Lola su devoción por mí y sigo a la voz.
―Buenos días, don Enrique. Supongo que hoy no habrá escrito nada en el blog.
―Supones mal. Y mañana hablaré de ti.
Es una doctora y tiene cara de llamarse Elvira.



11 comentarios:

yomisma dijo...

Esta bien eso de poner nombres a las caras. Y, sí, su cara es de Eugenio. El que le apunto como Enrique no debía haberle mirado bien.

Anónimo dijo...

Pues yo me llamo José Juan; pero nunca me he planteado si tendré o no cara de José Juan... Supongo que sí...

Asumpta dijo...

E U Genio Salvador Dali....!!!

Vila dijo...

Hoy me he acordado de usted. Acabo de volver de un reconocimiento médico rutinario y apenas he tenido tiempo de abrir el libro para leer un ratito ¡increible!.(Todo OK, gracias)

Y estoy con Yomisma, ahora que pongo su cara en mi mente efectivamente usted tiene cara de Eugenio... (jejeje menuda lió su familiar). Y ahora que caigo: usted tiene dos santos y dos cumpleaños; dos legales y dos adecuados por las circustancias. (uyyy que cercano está el próximo que le pone un año más!!)

Espero que la doctora le haya dado buenas noticias.

Ourense San Francisco dijo...

Don Enrique, no sea modesto. No dice que en lo de Elvira también ha acertado, así que su porcetaje de acierto es francamente bueno.

pacita.. dijo...

Que gracia , yo también hago eso cuando estoy esperando y casi te imaginas la vida de cada persona,este que serio está .....en fin que le ha dicho el médico Don Eugenio?

Enrique Monasterio dijo...

¿Por qué me preguntáis cosas que no voy a responder?

Vila dijo...

porque así es mas divertido por si un dia cuela...... Pero va a ser que no esta vez, cachissssss!!!!!

maria dijo...

"Reiner Maria Rilke " le gusta la buena poesia

pacita.. dijo...

Se lo preguntaba a Don Eugenio !!!!!

Anónimo dijo...

¡Quién pudiera pescar con esas comodidades, sin tener que bajar a orillas e ríos llenos de piedras por donde los de la "tercera edad" ya no podemos!