lunes, 23 de julio de 2012

Mendigo de guarda


Cuando me di cuenta pensé que ya era demasiado tarde. Cuatro horas antes me había dejado el Ipad en el coche, sobre un asiento, a la vista de todos los que pasasen por la acera de la calle Lagasca. Salí corriendo, tomé el ascensor y empecé a pensar en el desastre: la ventanilla rota, el Ipad robado y la pérdida de las clases que debo dar en los próximos días, las meditaciones, la agenda, los contactos…
A seis o siete metros del coche vi que, en efecto, la ventanilla estaba abierta y que junto a ella había alguien. El sol me deslumbraba y no pude identificarlo hasta llegar a su lado. Era uno de los mendigos de la zona, cuyo nombre ya he olvidado.
Al verme, levantó los brazos con un gesto de reproche:
―Padre, se ha dejado la ventana abierta y ese aparato ahí. Ya sabía yo que era usted. He estado vigilando toda la mañana. Hay mucho chorizo por aquí… A ver si tiene más cuidado.
No sé qué le dije, pero le di un abrazo y 10 euros de propina, que aceptó como quien recibe una recompensa bien merecida.
―¿Quieres tomar algo? ―añadí―. Te invito a una caña.
―No. Con este calor, ando con el estómago revuelto…

20 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sólo 10 euros?

Enrique Monasterio dijo...

Llevaba 15 encima. Con los otros cinco me daban para una caña.

Clo dijo...

Él no lo sabía pero estaba ganando un fiel amigo.

pacita.. dijo...

precioso eso nos enseña a no juzgar a nadie.

maria dijo...

NO LO CUENTA DOS VECES!!

Una lectora habitual dijo...

¡Qué respiro más profundo daría, Don Enrique! Uff!!
Este mendigo, cuidador de su Ipad, debía estar compinchado con su custodio para que salieran ganando los dos. Usted recuperó su Ipad con su contenido, que no será poca cosa, y él los 10 euros y un buen saco de oraciones.

Una historia redonda como muchas de las que nos cuenta.

Vila dijo...

Usted lo que tiene es un custodio (perdón, dos custodios) que son un primor. MEnuda suerte ha tenido.

LACADAJA dijo...

Muchos dirían que buena suerte, yo digo que buen testimonio!

Rocio dijo...

!Qué suerte! y qué alegría se llevaría no?

Mercedes dijo...

¡Qué buena gente hay suelta por ahí! ¿Por qué no nos fijaremos más?
¡Enhorabuena!

Papathoma dijo...

Recuerdo una cancion de Joaquin Sabina...se la dedicaba a unos "chorizos" que, al reconocerlo, le devolvieron todo lo robado y se fueron con el de juerga. Le pidieron una cancion y se la dedico.

Creo que sus mendigos -y sobre todo su mendigo de la guarda- se merecen un libro... ;)

Relicary dijo...

Escribo ya que he vuelto de mi "retiro" en las montañas de cierta sierra del sur.

Me alegra leer esta anécdota. El aspecto oculta muchas veces una gran Alma, y encima las personas que se hacen querer reciben sin quererlo las mejores recompensas.

Este señor se portó como debe, y creo que debió de ver usted en muchas ocasiones a una buena persona (no es peloteo). De él hay que tomar ejemplo creo yo.

¡Un saludo a todos los globeros!

Antonio dijo...

No entiendo nada....entonces ¿la crisis económica no hace que la gente robe más?......inconcebible.

Amalia dijo...

Realmente una anécdota estupenda! :-) no se, a mi me alegra el día saber que hay gente honrada, es estupendo! Y usted es un sol jejeje

Anónimo dijo...

Me encanta leerle Don Enrique!!y desde luego la entrada d ehoy -como sempre- no tiene desperdicio...
Un cordial saludo!!

Anónimo dijo...

Esto sólo le pasa a usted,ja,ja.Realmente enternecedor lo que hace el aprecio por usted.

Anónimo dijo...

¡Qué suerte que se olvidara el iPad en el coche, con la ventanilla abierta! Si no, nunca tendríamos evidencia de la bondad de esa persona. Como ocurre con tantas otras, a veces con cara de malos...
José Juan

Enrique Monasterio dijo...

No le vi yo cara de malo

Anónimo dijo...

Usted siembra lo que cosecha!!!!!Me encantó!!!

Marite

Mercedes dijo...

Marité, ¿Don Enrique "siembra lo que cosecha"? Suele ser al revés. Claro que como es de Bilbao... a lo mejor esto también lo hacen como quieren, je, je.
Un saludo.