domingo, 10 de mayo de 2009

Decir la verdad

He rescatado este diálogo de mi congelador. La conversación empezó así. Claro que duró mucho más. No nos hemos vuelto a ver, ¿Qué habrá sido de él..? ¿O fue ella?



—Yo no creo que la Iglesia católica sea la verdadera. En realidad, no sé por qué tendría que haber una iglesia verdadera. Tampoco creo en esos rollos de la confesión.

—Entonces, ¿a qué vienes?

—A decir la verdad de una vez. Después de veinte años mintiendo, necesito que alguien sepa la clase de persona que soy. Entiendo que es una especie de terapia. Pero no quiero consejos, por favor. No soporto que me aconsejen. Usted me escucha y ya está.

—¿Y por qué yo? ¿Qué tengo yo de especial?

Se rió:

—Que es gratis…


21 comentarios:

patzarella dijo...

jajaja, muy bueno !!!

Anónimo dijo...

Es gratis, pero cuando el Espíritu Santo actúe, él verá...

GAZTELU dijo...

Pues yo creo que él o ella va por muy buen camino.
Querer hablar de Dios es ya desearle...no le parece?
Ayer celebramos la primera comunion de un sobrino mio que perdio a su madre hace 6 meses.
Hubo 2 personas,hombre y mujer,que se confesaron despues de muchos años con un sacerdote recien ordenado que les ayudo a como pedir perdon.
Cuando empezo la ceremonia yo le pedi a mi cuñada que intercediera por todos los que necesitaban que se les escuchara GRATIS.
La conversacion que usted relata hoy aqui era exacta a la que a mi me contaba la mujer que ayer se confeso.
No puedo reproducir aqui la alegria que tenia,se lo contaba a todo el mundo,es guapisima pero ayer se sometio al mejor tratamiento de belleza que existe para una mujer.
GRACIAS

Seneka dijo...

Me disculpen ustedes, pero ni le veo la gracia ni veo tan claro que el Espíritu Santo vaya a actuar ... Dios es omnipotente y misericordioso pero ¿se dan las condiciones para la correcta administración del sacramento? De hecho, querido páter, ¿se administró el sacramento?.

Me parece un sucedido cargado de tristeza ... y también de esperanza, no lo niego, pero ... es muy triste. ¿Alguno de ustedes entraría en un bar en el crudo invierno y se compraría un café con el único propósito de calentarse las manos?

Quizá si, no se ...

Enrique Monasterio dijo...

Séneka, hay una añoranza de Dios y de perdón en mucha gente. Y a veces la expresan como saben y pueden. Dios, que es más grande que sus pecados, les va llevando poco a poco de la mano.

INÉS dijo...

A mí me parece una historia triste...¡cuesta tanto escuchar!
Nos pasamos la vida dando consejos pero sin dejar que los demás nos cuente el por qué de sus vidas.
Meapunto a su mensaje:En la confesión nos escuchan sin juzgarnos y para perdonarnos ¡una gozada!

Marisa dijo...

D. Enrique, quizás si cobraran, se confesaría más la gente. "Si es que mi iglesia se hace poco de valer", con lo que vale.
(Es broma, que conste).

Pierre Nodoyuna dijo...

Seneka, confieso que yo hago lo del cafe en invierno....entre otras cosas porque los cafés de Starbucks no me gustan, pero para un frío.... Por lo demás, me parece que el primer paso para reconocer que uno está equivocado es escucharse decir estas tonterías en alto. Ahí es donde actúa el Espíritu y sopla al oído: no ves la tontada que resulta lo que has dicho?

Isa dijo...

Mmm...qué cosas conllevan ser sacerdote, ¡madre mía! ¡usted está lleno de anécdotas!
En el fondo lo que buscaba era una buena Confesión...o por lo menos, la necesitaba.

Seneka dijo...

Lo sé muy bien D. Enrique. Yo mismo soy testigo de lo que usted dice, yo también atravesé mi propio desierto después de muchos años alejado de la Iglesia, gracias al soplo del Espíritu.

Por eso sé muy bien de lo que hablo cuando menciono la tristeza (y la esperanza ¡ojo!) de alguien que se acerca a la confesión de esa manera.

Seneka dijo...

Pierre, admíteme un consejo: opta por una cafetería de toda la vida y pide el café con leche en taza de desayuno. Como mínimo, te ahorrarás unos cuantos euros. ;)

Don Mario dijo...

Dejadme presumir de mi profesión: será que es gratis pero... ¡lo bién que escuchan los curas!

Y con los años, y con las horas escuchando, y además rezando... tienen cierta experiencia y aconsejan bastante bien. (Por supuesto, don Enrique mejor por más anciano).

Acabo de ver a una persona reintegrarse a vida normal (bueno: casi normal) cuando su médico le decía que era un caso muy difícil. Y es que pensó bién creer más al Señor que al médico. Ahora sigue con terapia, pero con reglas claras: como vuelva a meterse en temas de su vida interior... ¡ya se entera!

Anacleto dijo...

D. Enrique, no disimule con temas serios. Ayer 1-0 al Betis con los suplentes. Hoy Bilbao era un hervidero en el último entrenamiento en casa antes de la final.
Y El Correo nos ilustra: en el 58 le ganamos la Copa al Madrid Campeón de Europa.

Jose dijo...

Es gratis y los sacerdotes son buenos por aguantar a tanto egoísta suelto y atrevido.

Bah! Don Enrique, tiene usted mucha paciencia... Debería ir al cielo de cabeza....Jajajaja!!!

Mil abrazos sinceros.

Enrique Monasterio dijo...

Anacleto, en el 58 teníamos a Mauri-Maguregui, los mejores medios volantes de Europa y un equípo sólido que jamás se acercaba, ni de lejos, a los puestos de descenso.
Desengáñate, Anacleto: todo está perdido.

Anónimo dijo...

No cree en la Iglesia, ni en la confesión y se dirige a ello? Si necesitará terapia tiene otros caminos, que tb son gratis. Creo que ese "mentirosillo" necesitaba el Amor y la Misericordia de Dios. No siento tristeza sino alegría y esperanza y necesidad de Oración. AC

Enrique Monasterio dijo...

Mario, te estás volviendo perezoso y un poco impertinente. ¡Sólo un post en mayo! Y para colmo me llamas anciano.
Sigo leyéndote, y cualquier día de estos traduciré al castellano tus dos entradas "Lovely Rita". Geniales.

Anónimo dijo...

Don Enrique:

Gran ejemplo ilustrado el que nos trae hoy, pero creo que de esos hay mucho, hay muchos con sed, pero no saben cual es el agua que realmente da la vida. Buenas madrugadas, le agradecería que si puede rece por mi hija Ana y por mi familia, ya que el próximo 16 de mayo mi hija recibirá su Primera Comunión. Un gran abrazo desde Cádiz.

Bernardo dijo...

De poco servirá que lo escuchen, si se mantiene tan duro de corazón como para molestarse porque le den consejos.

"Sólo el penitente pasará", y el penitente lo primero que hace es arrodillarse. Si no eres capaz de hincar la rodilla lo primero, estás empezando la casa por el tejado.

Anónimo dijo...

Primero que nada, hay que aceptar que el asunto da risa !Sí, y mucha!
Pero por el otro también da tristeza, Sí, mucha tristeza.
Creoo (Como jovencito que soy, 19 añitos)Que los vacíos que existen en nuestra sociedad son muchos... la pregunta es: ¿qué hacer nosotros como cristianos-católicos, como Siervos de Dios, qué hacer con nuestros compañeros de fila que no entienden lo que significa ¨ser iglesia¨? ¿Qué hacer con aquellos que nos atacan por ir donde un curita a decir nuestros pecados? ¿Estaremos actuando como Dios quiere que lo hagamos? ¿O estamos yendo a decir la verdad y nos estamos olvidando del sabelotodo que puede que se vaya al infierno por no creer que el curita lo puede ayudar -y que Dios lo puede y lo quiere perdonar-?

Atiam dijo...

Hola a todos, soy nueva por aquí. al leer vuestros comentarios me estaba acordando de la cita que dice "los caminos del Señor no son nuestros caminos". Dios se vale de cualquier cosa, quizá en el caso de esta persona el único gancho para acercarse a la Iglesia era que no tenía que pagar, pues genial, a lo mejor gracias a eso ese día cambió su corazón... o a lo mejor no. Pero eso no es cosa nuestra sino de Dios. Y, bueno, alguien preguntaba que qué podemos hacer los cristianos... Pues predicar con el ejemplo, porque muchas veces decimos una cosa y hacemos otra, y así con razón la gente no cree."Dime cuáles son tus obras y te diré cuál es tu Fe", ¿no? Un saludo