domingo, 17 de mayo de 2009

El día después


(Cuento para mayores, sin receta)

Catalina está un poco embarazada, casi nada en realidad. Su embarazo es tan pequeñito que casi no es embarazo. Es un embarazo a lápiz, en papel borrador, que se va como ha venido. Además tampoco lo sabe seguro, porque la cosa fue ayer mismo.

Catalina tiene 15 años y va a la farmacia con frecuencia. Antes compraba regaliz y clerasil para los granos. Hoy comprará un antiácido, que no necesita receta, porque la lógica ansiedad del evento le ha generado un poquito de hiperclorhidria, y pedirá también un antibiótico para el flemón. El flemón es casi tan pequeño como su embarazo, pero para ése sí que lleva una receta que le dio el dentista.

Luego pedirá la píldora “porsiacaso” —así la llama su amiga Loli—, que vale 20 euros (Loli no, la píldora). Loli vale mucho más, porque su padre tiene pasta por un tubo y ha comprado varias píldoras (su padre no, Loli) para no tener que ir a la farmacia después de estar con Manolo. Catalina supone que “porsiacaso” no es el nombre auténtico del medicamento, pero Nieves, que es una farmacéutica superguay, se lo aclarará.

Catalina está nerviosa pero contenta. Gracias a la nueva píldora será más libre cuando esté con su primo Borja. Además le han explicado en el cole que mientras el embrión no anide te lo puedes quitar, porque es como si no existiera. Y la anidación sólo ocurre unos días más tarde.

Cuando la profe lo dijo en clase, Richi, que es un bocazas medio tonto, contestó: “Eso es como decir que hasta que el niño no esté en la cuna no es niño y te lo puedes cepillar”. Catalina se mosqueó y dijo que “no es lo mismo Richi, qué bruto eres”; pero todos se rieron porque ya sabían lo de ella y Borja.

Catalina llega a la farmacia, pero como hay una vieja (lo menos tiene 40 años) comprando, pide primero el almax para la acidez y el augmentine que le ha recetado el dentista. La farmacéutica se lo trae todo y le pregunta: “¿quieres algo más, guapa?”.

Como la vieja no se acaba de ir, Catalina aprovecha para pesarse y comprobar que los tres helados que se tomó con los coleguis le han engordado casi medio kilo. Se va la vieja, y entonces dice: “ah, se me olvidaba. También quiero…, la píldora esa… pa después, ¿mentiendes…?

Nieves la mira de arriba a abajo y le pregunta si es para después de comer o para después de ponerse ciega de cocacola con güisqui. Catalina se mosquea y le dice que ya sabe ella de qué está hablando y que tiene derecho a la píldora comosellame. Entonces Nieves le responde que en su farmacia no se despachan abortivos aunque venga la ministra con una pistola; que a lo hecho pecho, y que se lo piensa decir a su padre (al de Nieves no, al de Catalina) para que se entere de lo que hace la niña.

Catalina se marcha con un mosqueo considerable y va en busca de otra farmacia alejada de su casa donde no la conozcan. Al fin la encuentra y le dan la famosa píldora. ¿Sólo una?, pregunta la niña. El boticario se le ríe a la cara y le dice que para qué quiere más. “¿Es que te dedicas a eso? ¿Eres una profesional?”

Catalina se ha tomado la píldora con un vaso de Coca-cola light. Ella habría preferido una copa de Baylis, que es dulce como un caramelo y, con un poco de hielo, te pones la mar de contenta, pero es que el alcohol no se lo venden ni con receta.

Por la noche piensa que ya puede estar tranquila; que la cosa no ha tenido importancia, porque además lo más probable es que no estuviera embarazada. Y si lo estaba era un embarazo muy pequeñito, y el embrión no había tenido tiempo de anidar. O sea que Nieves es una exagerada, pero no le dirá nada a papá. Y si se lo dice, que se lo diga. Porque ella tiene sus derechos, que se lo ha oído a una ministra muy mona que hay ahora.

Catalina se mete en la cama. Siempre ha rezado tres avemarías, pero hoy le da cosa y no reza nada.

Apaga la luz y se pone a llorar como cuando era muy pequeña y no podía dormir sola.


49 comentarios:

patzarella dijo...

¡Qué fuerte! No sé si es un cuento real o inventado, pero como sea pasa..., y mucho. A veces me da miedo que en unos años lleguemos a estar tan confundidos que no sepamos distinguir unas cosas de otras... Lo grueso está en creer que es "normal" y tenemos "derecho" sólo porque la ministra y el cole lo dicen... ¡Hay que "jorobarse"!

Benita Pérez-Pardo dijo...

Lo copio todo-todo-todo!

Mil gracias

GAZTELU dijo...

Le ha salido un cuento maravilloso d.Enrique pero no me negara que el guion lo ha sacado de la vida misma.
Este tema me produce tal desasosiego interior y tanta "mala leche" que no se como reconducirlo.....tengo 3 hijas y mi hijo tambien me preocupa mucho..se lo estan poniendo tan facil que yo me estoy pensando despues de las 3 avemarias de la noche,darles la charla sexual.
GRACIAS

trozosdevidas dijo...

¡Ójala esto sirva para hacer pensar a muchas personas!
Invito a los lectores de su blog a ver este video que publico en mi blog.

Pilu dijo...

Magnífico "cuento". Lo voy a copiar en mi blog. Me leen bastantes alumnos. Gracias.

Isa dijo...

Me ha dejado sin palabras don Enrique, sólo con ganas de llorar y de gritar muy muy fuerte para que todos me oigan, para que todos oigan que están destruyendo al ser humano, que ya está bien, que no hace falta destruir más vidas.
Gracias don Enrique.

Anónimo dijo...

¡se me ha puesto la piel de gallina! tengo 16 años y me parece fatal no lo que está pasando. Somos unos descerebardos, enserio!
Vamos de mal a peor!

a tiza y papel dijo...

Y ojo con los padres buenos;A mas de uno se le ha quitado un muerto de encima (nunca mejor dicho)y, mejor: sin enterarse.
Una se queda "de plástico lavable" con lo que empieza a oir.

Anónimo dijo...

Mr Been y su equipo son unos descerebrados.

Una de León dijo...

D. Enrique, con su permiso le voy a copiar el cuento para que la gente vea que los cuentos no sólo son cuentos, sino que también hay cuentos muy reales.
Muchas gracias por éste cuento
Un saludo
Una de León

Mago dijo...

Don Enrique; con su cuento me dan más ganas de rezar y ofrecer toda mi vida por todos estas madres que están desorientadas. Y también no dejar de estar cerca de mis sobrinos y sobrinas que tienen estas edades; ayudarles a comprender el mundo que están viviendo para que no se dejen envolver. ¡El amor, cariño, cercanía y comprensión por nuestros jóvenes lo puede todo!

sóc lliure dijo...

Don Enrique, si no le sabe mal,yo también he copiado todo el cuento y lo he pasado a mis amigas.
Mil gracias.

sóc lliure dijo...

Lo podria traducir al catalán?
Para que tenga más gancho entre mi gente.

Mago dijo...

Tengo unos amigos que han puesto la "fundación vida" para salvar a niños que serán abortados. Ella es mexicana y él español y toda su vida está dedicada a esta gran empresa. Diariamente reciben llamadas de mujeres que quieren abortar; es impresionante las cosas que cuentan. ¡Obras son amores! Metamos el ideal a nuestros jóvenes de ayudar a madres en esta situación. La fundación se encuentra en Madrid
www.fundacionvida.net

Enrique Monasterio dijo...

Por supuesto, sóc lliure me encantará leerlo en catalán

Altea dijo...

Lo voy a enlazar en mi blog en la columna fija, al menos por un tiempo.

Verónica dijo...

Me ha parecido magistral, D. Enrique.

Carolina dijo...

Hola D. Enrique¡¡

¡Cuánto tiempo sin comentarle en el blog¡ Primero de nada felicitarle por su entrada es genial, y si no le importa, la cuelgo en mi blog.

Este fin de semana he tenido una convivencia con tres parroquias y enocntrá algo por lo que quiero felicitarle: su libro,Pensar or libre, no sabí que había escrito un libro y me quede sorprendida, empecá a leer y casi me lo acabó. Fue genial, además contaba con otros sacerdotes que me ayudaron.

Felicidades y muchos saludos

Enrique Monasterio dijo...

¡Carolina!, no he escrito un libro, sino tres. A ver si los encuentras: son bastante legibles.

eligelavida dijo...

¡Qué tristeza!

Anónimo dijo...

Es un genio D. Enrique, pero... eso de una "vieja" de 40 años... entonces las que tenemos algunos más que somos? se ha pasado... En fin, es por poner una gota de humor en este "drama". Yo confío plenamente en la "juventud valiosa" y les doy todo mi apoyo y Oración. AC

Anónimo dijo...

A ver DonEn, nosotros que estamos todos de acuerdo, que vemos claramente que es un desastre cada día más dificil, que nos están robando la infancia y la juventud, qué podemos hacer. Por supuesto educar a nuestros hijos. Pero para eso tenemos que estar educados nosotros. Y a veces faltan los razonamientos. Por lo que yo recibo, de mis conocidos, no veo que ninguno fuera tan cafre como para abortar, aunque en situaciones extremas, quien sabe. Pero casi todos piensan que otras personas deben hacer esta decisión por sí mismas, como si fuera una decisión válida. Quién tiene capacidad de decidir matar o acortar la vida del vecino que molesta cuando canta en la ducha o con los gritos que pega viendo el fútbol?
Y sin embargo se aducen razonamientos como: si me quedo embarazada, yo que no estoy casada, que estoy a punto de sacar la oposición a judicaturas y que no tengo novio estable, por supuesto que ni me lo planteo: hago un aborto por via rápida.
Cómo hemos llegado a estos planteamientos, sin pasar primero por la irresponsabilidad de tener relaciones sexuales porque sí, y sin consecuencias?
Espero que nuestros hijos no caigan en la trampa y los sepamos educar en valores del principio al fin. Menos maquinitas y más responsabilidades: que se hagan la cama desde pequeños, que tengan encargos que cumplir en casa, que padezcan consecuencias cuando cometen errores pequeños....y así cuando lleguen los grandes no se encuentren con sorpresas.
Y nada más por hoy.

Bernardo dijo...

¿Con qué cara mirará una madre a su hija, a la que intentó matar con la pastilla sin conseguirlo porque la pastilla no es eficaz al 100%?

Ale's mom dijo...

Me lo copio también...

Anónimo dijo...

¡Buenas!
Estoy muy de acuerdo, pero no comparto del todo el enfoque, como le comentaba a Benita, porque los menores llevan emborrachándose, abortando y drogándose en España desde hace décadas. Y si lo desean pueden hacerlo a diario. Esa es la realidad. Nadie controla si en la Dátor abortan menores o no. Nadie controla si en la disco Periquito Pérez van todo chavales de 14 años a emborracharse con un "ron con limón". Nadie se pregunta cómo es que en la puerta del cole de sus hijos hay unos tipos vendiendo sustancias dañinas. ¡Y sin receta! Y si se lo dices a la dirección del cole te contestan que no lo hacen dentro del recinto. Y si llamas a la policía te avisan que si llegan y no hay nadie vendiendo cuando lleguen no tienen nada que hacer. Y suma y sigue. Esa es la España real. La España en la que crecí y a la que sobreviví y en la que hoy crecen mis hijos. No es la España sólo de la clase explotadora, de los burgueses Rodríguez y de la Bibi o Trini.

Anónimo dijo...

Leo cosas como

"Por lo que yo recibo, de mis conocidos, no veo que ninguno fuera tan cafre como para abortar, aunque en situaciones extremas, quien sabe"

Me alegra que esta persona no se "contaminase" mediante la presencia de los cientos de miles de personas que lo llevan haciendo desde hace décadas. Los que nos hemos arrimado a la "chusma" o habríamos podido caer en esos errores, bien sabemos que el asunto no es marginal.

Está bien enseñarles a hacer la cama, pero a mí me parece más necesario que aprendan a respetar al prójimo. ¡Incluso a los "cafres"! Bueno al menos me parece que así es el punto de vista cristiano, que quiere hacer, desfacer o simplemente no hacer por y para la caridad. O que me corrijan si me equivoco.

Yo procuro que mis hijos (bueno, por el momento sólo el mayor, que los otros aún son chicos) hagan la cama, pero harán más daño despreciando al prójimo que no moviendo unas cuantas sábanas...

DasGretchen dijo...

Espero que la firme farmacéutica que promete hablar con los padres de la cría no vote ningún mal "menor"...

chon dijo...

A mis hijos les voy avisando (ellos también lo van viendo) que van a ser "los diferentes", los que piensan distinto...y para eso hay que tener las ideas muy claras y rezar mucho.
En estos momentos creo que nos falta mucha oración.

Anónimo dijo...

Preciosa historia, gracias, aunque escalofriante, si pensamos que va a acabar siendo de una frecuencia asquerosamente aterrodora. Yo aún ando preocupada por una amiga que, con 24 años y un novio muy majo que va para Policia Nacional, está volviendo a aprender a andar y a hablar después de una hemorragia cerebral que al principio los médicos no se sabían explicar, hasta que a una doctora se le ocurrió preguntarle cuántas pildoras abortivas había ingerido durante el año, y Eva (mi amiga, ironía final) contestó que 4.

JJG Noblejas dijo...

He puesto una entrada en Scriptor.org , querido colega: mejor una buena historia que un razonamiento. Muchas gracias.

Enrique Monasterio dijo...

Es un honor, profesor G-Noblejas

Paloma dijo...

Qué historia tierna a pesar del drama. Pobre niña mía, es una víctima de este mundo enloquecido. Alguien tiene que ayudarla.

Carlos Mayora Re dijo...

Don Enrique, vivo en El Salvador. Aquí no tenemos (todavía) esos problemas. Publico una columna los sábados en uno de los dos periódicos más grandes del país. Voy a poner su cuento, con algunas adaptaciones para "tropicalizarlo" para quitarle los giros españoles que podrían hacer que no se entienda mucho. Lo publico este sábado, lo podrá ver en www.elsalvador.com Mil gracias. Un cuento vale más que mil razones (o algo así...) La verdad es que conmueve y enseña. Gracias por su tiempo y esfuerzo.

Adriana Yépez De Dominicis dijo...

Buenas tardes D. Enrique! No tengo la suerte de conocerle personalmente, pero no quería dejar pasar esta oportunidad para felicitarle y darle la enhorabuena por todo lo que escribe, por esa forma tan especial de llevar a otros a la reflexión y más en temas tan delicados como este, que se están tratando con un superficialidad espelusnante. También me he tomado el privilegio de publicar el link de este post en mi blog, convencida que mientras más se divulgue mejor.
Muchas gracias.

paloma dijo...

Don Enrique, con su permiso me he 'robado' su historia, en México hace 2 años legislaron la 'ley' de las 12 semanas, la dichosa píldora del día después se vende sin receta médica.

Muchas gracias, voy a mandarlo a muchas personas.

David dijo...

Me parece una historia tan real como la vida misma, pero es porque me suena de algo, como si no fuese unica.
No hemos caido en la cuenta, a los 16 años ya se puede comer del arbol prohibido, dentro de 2 años habran nuevas elecciones presidenciales, cuantas inmorales e inocentes, con 18 años se sumaran a la lista de votantes del PSOE.
Descubro un marketing, un adelanto a la proxima campaña electoral.
El equipo zapatero esta haciendo sus deberes, igual como hizo en lo de "papeles para todos" los inmigrantes, o en la ley para los gays y les.
Prepararse a sus futuros votantes.
El ejemplo lo tenemos en el primer mundo, Obama no es un americano de pura raza, y allegado a presidente.
Dentro de un tiempo en España puede que este el PSOE aun, pero el zapatero de turno quizá lleve turbante.

Enrique Monasterio dijo...

David, creo que te has "liao". ¿Qué es un americano de pura raza? No mezclemos.

sóc lliure dijo...

Don enrique, tiene un montón de ladrones, ¿se ha fijado?
Seguro que cuando lo hizo no pensaba que fuera para tanto.

Enrique Monasterio dijo...

No lo pensé, no. Ojalá lo sigan robando

Anónimo dijo...

D. Enrique Me ha encantado voy a hacer un copia y pega para mis amigas a ver si se enteran de una vez. Muchísimas gracias

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el cuento, que más parece una realidad desgraciadamente. Pero hay un detalle... ¿Borja que hace, qué piensa, que opina, qué decide? Es denunciable que el hombre esté silencioso como nadie. No lo puedo comprender.
¿Alguien me lo puede explicar? Pero alguien con testosterona suficiente para quedarse ronco con todas sus fuerzas. Por favor, que os necesitamos en este drama.
¿Dónde está el hombre de bien que sale en defensa de la mujer? Son tan o más responsables que ellas y encima se callan. .. Me supera.
No leo comentarios de ningún hombre indignado por el ninguneo que están sufriendo. O a lo mejor no lo sufren... no se. Paula.

Rosa dijo...

Padre, con su permiso, yo también lo voy a copiar. Enhorabuena por la entrada, es genial !!

FJ dijo...

Me complace felicitarte por su BLOG en general y en particular por este "cuento".
Hoy lo he descubierto navegando por la red y le manifiesto que comparto casi al 100 por 100 sus criterios y opiniones.
Tanto es así que me he permitido reproducir este post INTEGRO en mi propio blog, citando, como es de rigor,su origen.
Le invito a que visite mi blog:
http://fj-lasideasdejeugenio.blogspot.com
un saludo.

jurguen dijo...

realmente estoy toalmente deacuerdo con lo que se publica y es tan solol una muestra de loque esta frente a nuestros ojos y al parecer no hacemos nada!entonces quien es mas culpable?quienes lo hacen? o los que los permitimos? es de verdad para meditar? ahora en lo personal tengo una duda! los medicamentos como Generic Levitra hechos para hombres son contrapruducentes para una mujer que lo tome por error??

Matthew Gannon dijo...

Matthew Gannon

Flavia dijo...

Esta historia está estupenda. La he subido a mi blog http://adopcionesespirituales.blogspot.com (citando la fuente, claro está).
Un cordial saludo en Jesús y María desde Córdoba, Argentina
Flavia

Raquel dijo...

Don Enrique, gracias!!. Es tremendamente triste.
Ahora en la Argentina están en ello.

Raquel dijo...

muy bueno, muy triste, muy actual, y después qué vendrá, qué hacemos.

Anónimo dijo...

Soy farmacéutica, ayer vino a comprar, una chica joven, Aceite de Ricino. Al dárselo, se giró enfadada y en alto dijo que ella lo quería para abortar. No tenía medios para hacerlo de otra manera.
La pase a la rebotica, hable con ella (pensaría que le iba a regalar alguna pastilleja).
Al día siguiente se presenta, me mira con cara de pocos amigos y suelta una retahíla de.......; conocía mi vida mejor que yo, me quede helada. Más que conmigo estaba enfadada.... con su vida, se desahogo a gusto. Eso pienso yo.

¿Como luchar contra esto?. La presión es enorme. A mí hija que va a un colegio católico, les han enseñado todos los métodos anticonceptivos, la investigación con embriones, la fecundación in vitro.....en clase de biología. Niños de catorce años....¡tela!, menudo cacao les montan.
Los otro tres ya he conseguido que cambiarlos de colegio.