martes, 7 de septiembre de 2010

La sombra de los enanos


En nuestro habitual paseo de madrugada, Kloster y yo íbamos considerando el grado de engreimiento estúpido que han adquirido algunos intelectuales de cuarta fila, que se permiten descalificar a uno de los pocos sabios que quedan en el mundo.

Hablábamos del Papa, por supuesto. Entonces mi amigo miró al horizonte. El sol comenzaba a asomar y nuestras sombras se alargaban hacia el oeste.

—¿Te das cuenta? —me dijo—. Cuando Dios desciende en la tierra, las sombras se estiran y hasta los enanos pueden creerse gigantes.


14 comentarios:

El hijo del capitán dijo...

Qué bueno, D. Enrique.
Me ha encantado la reflexión.

Gracias!

Gilca dijo...

D.Enrique, tanto usted como Kloster saben que la ignorancia es atrevida!!

Bernardo dijo...

Don Enrique, a partir del "non serviam", es todo cuesta abajo.

Por eso me gustó especialmente que Benedicto XVI haya decidido llamarse "siervo de los siervos de Dios".

Yuria dijo...

El Papa es un teólogo inaudito y quien no lo sepa es porque no lo ha leído, porque "oye", "le cuentan" ... y toma los cotilleos, el desconocimiento (o incluso la mala intención, tal vez) por conocimiento.

Dal dijo...

"Cuando la sombra de los pigmeos se alarga, es que llega el crepúsculo". Creo que la frase es de Goethe.

Enrique Monasterio dijo...

Dal. "Lo que no es tradición es plagio" (Eugenio D'Ors)

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece que Dios es tan buen creador que hizo un mundo explicable x si mismo. Le que este "sabio de cuarta fila" dijo es que no es necesario acudir a Dios para explicar la materia. ¿es tan grave?

Vila dijo...

Cuado uno tiene una mente pequeña no sabe reconocer a los grandes hombres.

Pollo con almendras dijo...

Estimado "Anónimo": cree que tienes mucha razón... pero la Iglesia hace ya mucho tiempo reconoce a Dios como Causa Primera. No es mucha novedad.

De todas formas creo que lo que dices es muy interesante.

saludos!

Almudena dijo...

Fantástica metáfora. Gracias

Jose Valle dijo...

Hola Anonimo

Nunca había oido eso, y me parece muy interesante, y lógico.

Juanma Suárez dijo...

No confundamos las cosas.

Primero, no sé si don Enrique se refiere al "sabio" al que los demás se refieren (digámoslo claro: Stephen Hawkins).

Segundo, puede ser cierto que el mundo esté tan bien creado que se explique por sí mismo.

Tercero, y lo más importante, creo que el científico, ahora, en lo que se empeña (que es en lo que se empeñan muchos cinetíficos chocándose contra un muro insalvable por mucho que quieran estrujarse las meninges), es que el universo se creó porque sí, sin necesidad de que hubiese una Causa Primera; y he puesto la palabra "creo" al principio, porque no he leído TODO lo que el señor Hawkins ha dicho al respecto y ni siquiera sé si lo he leído y entendido correctamente.

Por mucho que quieran los científicos (y ésto es de mi cosecha) NUNCA podrán descubrir cómo se creó el universo, fundamentalmente porque el método científico necesita de un "minuto 1" por decirlo de alguna forma. No hay ley científica que parta de la nada. La ciencia necesita siempre un punto de partida "real", no puede partir de la Nada.

No sé si me he explicado..., y perdón por el tocho... y por si hay alguna incorrección en el argumento.

maria dijo...

Dn Enrique: supo lo último de S. Hawking? . Creo que la soberbia hace algunos "perder la brújula "

Anónimo dijo...

Bien por Kloster!!