viernes, 3 de septiembre de 2010

Una Rosa en el Cielo

Rosita

No
ha empezado bien el mes de septiembre. A las 12 del mediodía me telefonea Alberto y me pregunta si me acuerdo de él.

—Soy el marido de Rosa.

¿Cómo podría olvidarlos? Rosa fue mi primera directora de Mundo Cristiano; la que se empeñó en que yo colaborara en la revista todos los meses allá por 1992. Rosa era una chiquilla por entonces, pero llevaba la revista con puño de hierro y no era sencillo decirle que no. Un año más tarde (¿o fueron dos?) se casó con Alberto y yo celebré aquella boda, acompañado por don Jesús Urteaga en el presbiterio.

Casi desde entonces los perdí de vista. Supe que Rosa trabajaba en el prestigioso Club Zayas de Madrid y me llegaban rumores de que la familia crecía a buen ritmo.

—No sé si le han contado la noticia.

El tono apagado de Alberto me pone en guardia.

—No sé nada. ¿Qué ha ocurrido?

—Rosita, la pequeña, ha fallecido en un desgraciado accidente de carretera.

Luego me cuenta que tienen diez hijos; que Rosita fue un regalo de Dios. Tenía sólo tres años; era presumida y charlatana; y hablaba como una personita mayor.

El próximo día 17 habrá una Misa en la Basílica de San Miguel, y me piden que la celebre yo. Me resulta difícil decirle que no puedo, que estaré fuera de Madrid y no puedo eludir el compromiso, pero que no dejaré de encomendarles a todos y de dar gracias al Señor, porque, de ese ramillete de flores, ha escogido la Rosa más bonita para llevársela al Cielo.



12 comentarios:

Ceci dijo...

Oh...

Lo siento muchísimo, un abrazo muy fuerte...

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

sabemos que ahora tienen una potente intercesora en el cielo, pero tiene que ser muy duro perder una niña tan chiquita y bonita... aunque pase directamente al cielo.
encomendamos a toda la familia.

Gilca dijo...

Vaya, me deja congelada. Rezaré por ellos.

Anónimo dijo...

Me enteré de la noticia, cuando sucedió.
Las mamás del colegio estamos impresionadas.
Intentaré acudir al funeral.
Gracias por incluir la noticia, por que ahora abrá más gente que rezará por ellos incluida Rosita.

Victor dijo...

Todo mi trabajo de hoy lo ofrecere por esa familia para que Rosita que ya estará al lado de la Virgen les ayude mucho desde el cielo.

Anónimo dijo...

Disculpe mi falta imperdonable de ortografía, las prisas no son buenas y menos cuando se usa el metódo ciego de escritura.

D. Enrique, ¿Puede eliminar ese comentario? Me duelen los ojos sólo de verlo.

Gracias.

Vila dijo...

Rezaré a diario por ellos en el rosario. Perder un hijo..., de eso es dificil de recuperarte. Tengo el corazón encogido.

Papathoma dijo...

Rezaremos mucho por todos ellos; es especialmente duro perder al mas pequeño de la familia. Espero que ella les ayude a encontrar la paz en medio del dolor.

Clara dijo...

Madre mía, qué palo más gordo.
Rezo mucho por esta familia.

Bernardo dijo...

En casa hemos sentido mucho esta noticia. Rezaremos por la familia.

GAZTELU dijo...

Yo que quereís que os diga,estoy bloqueada con esta desgracia.
Todos los minutos de hoy me he acordado de los padres de Rosita.
Mi agenda cambió por completo.
Meditando los misterios dolorosos del rosario pensaba: Que corona de espinas para esos padres!!!

Delante del sagrario le decía a Jesús de todo menos GUAPO, al terminar mi oración hice un acto de contricción con auténtico dolor por pedirle cuentas y le hice la siguiente pregunta: que pasa? que estabas escaso de angeles en el cielo.....y mi rebeldía se aplacó unos minutos.

Aquí sigo con insomnio y rezando por esos padres.

Encomiendo especialmente que el dolor sea sosegado y que la desesperanza no llegue muy lejos...
la generosidad de este matrimonio merece "las caricias de Dios" de una manera igualmente generosa.

Señor, dales con creces la generosidad que ellos libremente te dieron a tí, no me seas tacaño.

GRACIAS

Adaldrida dijo...

Dios mío qué horrible... Habrá que pensar qué es eso tan grande que les va a dar Dios, cuando les quita tanto... pero qué duro. Rezaré por esos padres.