martes, 21 de septiembre de 2010

"Los ninis"



—Soy nini…

—¿Te llamas Nina?

—No, Nina no; nini. Y no me llamo así. ¿No sabes lo que es un nini?

—Pues no, la verdad.

Ahora ya lo sé. Todo empezó, por lo visto, como un espectáculo lamentable organizado por la cadena de televisión más trivial y prescindible. Montó la 6ª un reality, o sea un “experimento antropológico”, con un grupo de chavales en estado semisalvaje a los que encerraron en una casa. Los llamaban “ninis” porque ni trabajan ni estudian. Dijeron que utilizarían el programa para intentar reformarlos y dar sentido a sus vidas; pero con cámaras en directo y psicólogos de diseño no parecía una tarea sencilla.

Opina mi informador que los directivos de la tele buscaban sobre todo que hubiera gresca, que la casa se pareciera lo más posible a un zoo con animalitos promiscuos y enfrentados entre sí. Y lo consiguieron sin dificultad.

El programa no duró mucho gracias a Dios, pero la palabra “nini” quedó en lista de espera para entrar en la próxima edición del diccionario de la Academia.

Nina —llamémosla así— no es nini. Es una perezosa convencional que comienza el bachillerato con tres sanos propósitos: reírse a todas horas con su “mejor amiga”, conseguir cuanto antes algo parecido a un novio y no estudiar nada…

—¿Nada?

—¡Es que no me gusta! —exclama agitando los brazos como quien ha encontrado el argumento definitivo—.

—¿Y te gusta levantarte de la cama por las mañanas?

—A veces sí. Si tengo un plan guay…

Nina es encantadora. De verdad que lo es. A sus diecisiete años es tierna como una gata de angora, un peluche o un perrito faldero.

—¿Y qué te gustaría ser cuando tengas veinte años más?

—Rica, mona y guay. O sea, como ahora… Ja, ja, ja…

—Tú no eres nini —le respondo—. Los ninis auténticos no tienen más dinero que el que ellos se buscan cobrando el paro o robando carteras. Tú eres a lo sumo una nini de papá, o sea una pija inmadura con complejo de Peter Pan. Lo malo es que ya tienes 17 años y se te está pasando el arroz de la adolescencia. Dentro de poco darás lástima.

La pobre Nina se pone seria; hace ademán de marcharse; me quita un clínex de los que tengo sobre la mesa; sonríe de medio lado; se pone seria; hace un puchero, y, al fin, se levanta bruscamente.

—Te odio. No pienso volver a verte.

Media hora después se hace la encontradiza conmigo en el jardín.

—¿Te parezco pija?

Sentados en un banco de madera, me pide perdón por haberse marchado de malas maneras, y yo correspondo disculpándome por haberle dicho la verdad de forma tan gráfica. Luego le hablo del sentido de la vida y de la libertad. Le propongo que aproveche la crisis para dar un 20 por ciento de su paga a alguna organización que se ocupe de los pobres… Y, como responde bien, le explico que también ella puede echar una mano en actividades de voluntariado…

—¿Ves? —me dice—. Eso sí que me va. A mí todo eso de los ancianos y los niños me mola muchísimo.

—Pero no basta con ir un día. ¿Serás capaz de dedicar unas horas cada semana?

Me responde que ella tiene muchísima fuerza de voluntad; que va al gimnasio los viernes y se machaca con los aparatos.

Al fin llega su mejoramiga (ella la llama así, todo seguido) y yo me quedo pensando si vale la pena o no que escriba esta sorprendente historia, cuyo final sólo Dios conoce. También aprovecho para concretar un par de propósitos: el primero, conocer a sus padres. Tal vez así entienda algo.

—¿Y el segundo?

—Llamar “Nini” a su Ángel de la Guarda e invocarlo de vez en cuando para ver si se enfada y mete en cintura a la niña.





Éste también es nini

14 comentarios:

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

me acuerdo de "nono" un simpatico robot amarillo de una serie de dibujos animados que me gustaba mucho: ULISES-31 ¿os acordais?
en fin, cantamos una nana, le damos un beso al nene, tambien nos divertimos con nono y desde aqui rezaremos por nini...solo falta saber si alguien inventa un nunu.

Isa dijo...

Pues por lo menos le pidió perdón y tiene voluntad para hacer voluntariado...por lo menos eso dice...No todos son adolescentes son así, ya lo sabrá usted.

Bernardo dijo...

Cuando leí lo de "perrito faldero" pensé "menuda colleja". Pero después me dejó boquiabierto. Si eso no es coger a alguien por las solapas y agitarlo gritando "¡despierta!", que venga Dios y lo vea.

(¿No es descorazonador que Nina sólo se haya quedado con "pija" en lugar de quedarse con "inmadura" y "complejo de Peter Pan"?)

Miriam dijo...

Genial su capacidad de conectar con los jóvenes, y saber cuando hace falta un mimo y cuando un golpe seco. La historia ha valido la pena
Por cierto, yo creo que hay mucho currante que a pesar tener contrato y nómina, siguen siendo ninis de espíritu

Almudena dijo...

Y ¿Por qué no iba a valer la pena contarlo? De entrada, está bien contado y divierte. Después yo me he puesto a pensar: "pues gatita y encantadora ya... no, pero nini sigo un rato". También yo me voy del globo entre dolida y pensativa pensando: "¿Seré yo...?". Menos mal que ni me conoce y no me puede decir las verdades que, si no, no iba a ganar para Kleenex

Vila dijo...

Pero cómo le gusta...; qué bien se lo va a pasar este año otra vez.

No me extraña que diga que está "liao", rodeado de ¿60??? nuevos adolescentes para encauzarles en su paso por el cole.

No le tengo que desear !suerte! porque sé por propia experiencia que sabe sacar lo mejor que llevamos dentro, seamos adolescentes o no.

Bueno, si !!!Mucha suerte!! con la nueva promoción. Nunca está de más...

Juana la loca dijo...

La segunda conversación es la importante. Pedir perdón es difícil sobre todo cuando uno piensa que tiene razón. Y es el cimiento para grandes amistades.

Doctor's Blog dijo...

Buena historieta. En cierto modo, me recuerda a la historia de siempre de los niños que sueñan con ser astronatuas (no luchas por llegar a serlo) y las niñas que sueñan con ser princesas de cuento. Mejor despertar y darse cuenta de que las cosas en esta vida hay que lucharlas :)

Antuán dijo...

No pierde ripio d. Enrique. lo de provocar se le da, pero es lo que espera la juventud. ayer tarde pasee la guitarra por Segovia con intención de hacer algo donde me iba a sentar habia una gitanapidiendo, pense caso q. me echen algo cosa q. dudo pues tambien llevaba la armonica y sale algo mejor, se lo echaría a ella. al final me sente en una rotonda a esperar alresto y se bajaron una pandilla de cinco a vacilarme que les tocara algo. una me echo un par de fotos, yo con mi chaleco de coronel tapioca y mi gorra de pana: ¡ eso pa mi madre! le deje mi e-mail para que me la mandara. y fui a recoger mis cosas xq la conversa ya se pasaba. Adiosle.

Anónimo dijo...

Una nueva generación que nace de este gobierno de m ( con perdón). Otra cosa para agradecer al Sr. Zapatero.
A la juventud hay que darle oportunidades, retos, ilusiones, esperanza,... y no cortarle las alas para despegar. Hay que ser muy valiente y tener mucho coraje para moverte en una sociedad sintiendote un bicho raro y rodeado de muros. AC

eligelavida dijo...

¡Qué tristeza lo del programa!

Pienso que nadie es nini del todo. Ni siquiera aquellos que lo intentan con todas sus fuerzas.

Me parece genial lo del ángel de la guarda!

Anónimo dijo...

hoy salia en las noticias que en España tenemos el % más alto de Ninis de toda Europa...¿tendrá algo que ver la educación de ZP?¿será que los coles son "aparca-niños" y no sirven pa na?
B

filosofo dijo...

D. Enrique,

Qué historia más bonita: qué imaginación tiene vd., ¿ porque no irá a decir que la historia es real ?

Por cierto, creo que el concepto y la grafía ni-ni es anterior al programa del mismo nombre. Los creadores del programa se apropiaron del término.

Saludos

Enrique Monasterio dijo...

Real y literal.