miércoles, 26 de octubre de 2011

En campaña



Oigo por la radio que un candidato dice “verdades como puños”. Me pregunto si, por una vez, no podríamos olvidar esa terrible expresión, tan hispana. ¿No son preferibles las verdades “como lirios” o “como almendras garrapiñadas”?
El caso es golpear. Sí, hay verdades y mentiras “como puños”; pero sobre todo hay puños.

7 comentarios:

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Necesitamos rezar por el fruto de las elecciones desde ahora mismo.
No dejeis las oraciones para el ultimo dia porque eso no sirve.
Dedicad todo el mes desde ahora hasta el 20N a esta intencion.
Solamente necesitamos que gane un partido que tenga 2 cualidades:
1º que de libertad a la Iglesia.
2º que responda economicamente.

Antuán dijo...

De acuerdo con lo dicho. No voy a repetir lo que escribi ayer a 120 medios sobre lo que escuchabamos en la radio del coche de vuelta de unos recaos al señor Rajoy que el piensa derogar la ley del aborto y por supues. no esta de acuerdo conque una jovencita sin permiso de sus padres aborte. Esperemos sea fiel a su palabra. y sobre las almendras garrapiñadas os puedo dar la receta es muy fácil: se parten sin destrozar se ponen en una saten- a ver si me acuerdo- con el doble - el recipiente, ya sea una taza o dos- de azucar y de agua y se mueven hasta que se evapora el agua y empieza a caramelizar pero no son caramelizadas, tiene que empezar a saltar y hacerse terrones con un poco de colorante rojo alimenticio al principio tien ese color de feria tan rico. hasta otra. Adiosle

Relicary dijo...

Lo primero que he pensado es en esa cuña de Nietzsche que identifica su pensamiento como "filosofar a martillazos". Pero luego he recordado que otra expresión que usamos por estos lares es que "la verdad duele".

Quizás nos hemos acostumbrado a las verdades como pequeñas agujas que si son las adecuadas pueden curar sin dejar de hacer daño, pero nos olvidamos del Amanecer que puede tener el conocimiento de esa verdad.

Cordelia dijo...

David, me parece que simplificas un poco. Necesitamos un milagro. Y no le veo yo a Rajoy ninguna pinta, ya no de milagros, sino de cambios radicales. Ojalá me equivoque.

Garrapiñado dijo...

Buena expresión, "como almendras garrapiñadas" don Enrique: dulces, a veces algo duras para la gente con dentición muy adulta y conservando la integridad del mensaje en su interior. Antuán: total desacuerdo en el método. En días pasados hemos visto como en temas de seguridad informática los profesionales se llevan la palma. Las almendras garrapiñadas no son menos importantes: Sarralde en Briviesca (Burgos). Tambien son intersantes en Ujué (Navarra). Los dos sitios merecen una visita. En cualquier caso don Enique si son vedades... ¡Adelante con ellas! Despues de varias entradas como anónimo he decidido llamarme garrapiñado. Hoy segunda lavadora a los 52.

yomisma dijo...

Olé para el Garrapiñado! Recemos por las elecciones, sí. Aunque yo no voy a votar. He visto hoy que en Egipto están arremetiendo y matando a cristianos coptos. Volvemos a las andadas. También un rezo por ellos: de la sangre de los mártires....

Gonzalo dijo...

David, creo que hay otras cualidades mucho más importantes, sobre todo que la segunda que apuntas.