martes, 4 de octubre de 2011

Una mota de polvo

Ahora que me he acostumbrado a los pájaros empiezo a mirar más arriba: a la luna, que crece y crece estos días y a las estrellas, que tratan de hacerse ver entre el resplandor de las luces de Madrid.
Cuando empecé a aficionarme a las aves, me entusiasmaba la empresa de descubrirlas, escondidas lo alto de los chopos o entre las espinas de un zarzal junto al río. Aún recuerdo cómo me temblaban los prismáticos la primera vez que vi un ruiseñor que cantaba al anochecer. Ahora en cambio me atraen las estrellas a pesar de que sólo puedo verlas cuando abandono el centro de la ciudad y navego por el río rumoroso de la M 30, camino del sur.
He oído que un político de renombre aspira a convertirse en “supervisor de nubes” cuando, al fin, se retire del todo y nos deje en paz. Yo me pregunto si tendré tiempo de estudiar astronomía para convertirme en supervisor de estrellas.
―¿Te has fijado? ―me dice Kloster―. Nos damos mucha importancia, pero somos sólo una mota de polvo en medio del firmamento.
―Te equivocas, colega. Somos grandes. En esa mota de polvo se encarnó el Verbo, la piedra angular de la Creación, que recapitula el universo entero. La sinfonía de luces que ahora vemos son solo un adorno. 
―O sea que no crees en los extraterrestres. 
―Naturalmente que creo. Se llaman "ángeles" y nos rodean por todas partes.


14 comentarios:

Relicary dijo...

El otro día le comentaba a un amigo que estubo cerca del observatorio de San Roque en las Canarias, que yo nunca he visto la Vía Láctea. Abrió sorprendido los ojos y me dijo que en cuanto me haya casado, vaya a acampar a esas islas lo antes posible y disfrute del espectáculo estelar.

A mí sí que me gusta la astronomía, mucho de hecho, y quizás esta mota de polvo sea el origen que nos permite expandirnos por todas esas estrellas. Lo creo de verdad si el egoísmo y la avaricia no nos lo impiden.

Y "La Mota de Polvo" será una referencia importante en esos nuevos mundos. Nuestro origen y lugar de hechos tan increíbles como el que menciona usted.

Relicary dijo...

¡Dios mío! ¡Me he dañado la vista! Perdón por ese "estubo"

Anónimo dijo...

D. Enrique ¿que significa recapitular? ¿volver a titular cada capítulo?....y cuál es título ahora si está recapitulado?...

¡vaya lío!....Anda que estar en un libro y no saber en capítulo......

Enrique Monasterio dijo...

"Recapitular" es una palabra que emplea San Pablo y más tarde algunos escritores cristianos para explicar que Jesucristo "retomó la cabeza", volvió a tomar el mando del universo, como nuevo Adán.
Cristo, en efecto, es la "piedra angular" de la Creación, el "primogénito" de este mundo...
Como ves, se trata de un concepto teológico, que no resulta fácil de desarrollar en tan pocas líneas.

Anónimo dijo...

Perdón si suena irreverente, pero del misterio de la Encarnación, lo que más me admira es que el Señor de la Creación, el Todopoderoso, no sólo se abajara a la condición de hombre, sino que probablemente tuviera que aguantar a las marujas de la época cuando, de bebé, le hicieran cosquillas, le dijeran "cuchi, cuchi"...

yomisma dijo...

La marujas que tu dices, anónimo del alma, entre las que me cuento a mucha honra, son imprescindibles para el desarrollo emocional del bebé. Un bebé sin afecto y sin cuchi-cuchi no crece tan entero como el que si lo tiene. Así que un respeto a las marujas!

Antuán dijo...

A mi tambien me gustan las estrellas que me hacen cantar canciones cuando nadie me ve como diría Alejandro S. de paso que voy a sacar los cubos del pan o la basura, nada que ver, claro. Adiosle

Anónimo dijo...

D. Enrique gracias por la respuesta; hay muchas palabras que te acostumbras aoir y en realidad no sabes lo que quieren decir....

saludos, me llamo Cristina

Cordelia dijo...

Yomisma, como profesional del tema te diré que un bebé sin cuchi-cuchi se queda canijo, además de traumatizado para los restos. Se llama retraso de crecimiento por deprivación afectiva. Y existe de verdad, no me lo invento. Sin amor, no se puede desarrollar ni siquiera el físico. No te digo lo otro.
Ala, anónimo, hazte marujo tú también.
Firmado: una que desde que tiene hijas se ha dado cuenta de lo maruja que he sido siempre en el fondo...

Bernardo dijo...

Habrá visto usted sin duda "The Pale Blue Dot" de Carl Sagan.

Anónimo dijo...

¡Hala, hala! Soy la anónima de las 09:43, y tan maruja como la que más (a mucha honra, también).
Y lo que decía es que no todo eran pastorcillos adorando y sabios agasajando. ¡Mira que tener que aguantar a estas "motas de polvo" llamándole "chiquirriquitín del alma" cada Navidad!
(Anda, que la chufla que debieron de tener San José y la Virgen cuando alguien soltó aquello de "es igualito que su padre"...)

Anónimo dijo...

vaya flash! era anónima y no anónimo...(ya me parecía a mí que el comentario era "pelín" osado.)

Buenas noches a todos/as

Anónimo dijo...

Seguramente este comentario es una tontería, pero, hablando de extraterrestres. He recordado un texto de Vitorio Messori, lo copio a continuación porque puede dar que pensar:

Realmente la fe no tenía (ni tiene) nada que temer ante el eventual descubrimiento de otros seres inteligentes. El padre Georges Coyne, jesuita americano de Baltimore, astrónomo de fama mundial, director del glorioso Observatorio Vaticano, señala que podría haber vida en otro lugar, pero es una posibilidad, no una certeza. De ser esto cierto, sin duda la fe se alegraría de comprobar la fecundidad de un Dios Creador por puro amor. Tal vez así recobraría nueva luz la misteriosa palabra de Jesús: "Y tengo otras ovejas que no son de este aprisco. A ésas también tengo que traer; ellas oirán mi voz…" (Jn. 10, 16)

maria dijo...

No es para aguarle la fiesta pero seguro que sabe que las estrellas que hoy ve en el cielo, ya no existen, y las que existen Ud. ahora no las puede ver debido a que la luz necesita tiempo para llegar "a sus ojos".

Y respecto de la mota de polvo, somos menos que eso, pues la distancia que existe entre el nucleo del atomo y el electrón más cercano es similar a la distancia de una cancha de fútbol americano y entre ellos hay nada . La materia está compuesta mayormente de " nada" ...

Me asalta una duda ... si se prueba la existencia de seres inteligentes y con conciencia, además de los humanos, se nos viene el debate si LA SALVACION los alcanza ... yo me imagino que si .