martes, 11 de octubre de 2011

Una oración igualitaria

Me dice Leo que durante este mes reza el rosario todos los días con su hijo.
―¿Cuántos años tiene?
―Siete. Ya ha hecho la primera comunión.
―¿Y no te parece que es un poco pequeño para rezar todo el Rosario?
―Sí, pero a él le gusta: jugamos a ver quien se distrae menos y casi siempre gana él. Entonces me riñe  y nos reímos un montón.
Tiene razón Leo. El rosario nos iguala. No es una oración para intelectuales presuntuosos sino para los que andamos siempre perdidos como niños, pensando en las musarañas.

13 comentarios:

Relicary dijo...

Y mire que es difícil no distraerse o convertirse en una gramola de avemarías, jejeje.

Me acuerdo de una anécdota acerca de los niños de Fátima, en la cual al pequeño le advertían que no se distrajese al rezar el Rosario, pues muchas veces fingía estar rezándolo cuando realmente estaba empanado.

¡Buenos días!

Mercedes dijo...

Sí, pero como decía Juan XXIII (creo), el peor Rosario es el que no se reza. Lo que no quita para que procuremos no distraernos, claro.
Yo tuve una temporada que limpiaba mi parroquia y mi hijo mayor me ayudaba a veces y mientras limpiábamos rezábamos el Rosario (ora et labora). Ahora está un poco "enfriado" pero estoy segura de que la Virgen se acordará y no dejará que se despiste el resto de su vida. En algún momento le traerá de vuelta (a Jesús siempre se va y se "vuelve", por María). Y hoy estoy "citona" (de citas)

Cordelia dijo...

Yo, para no distraerme involuntariamente, me distraigo "aposta", y mientras recito avemarías le digo cosas a la Virgen. Así me resulta mucho más difícil pensar en una tercera cosa.

Antuán dijo...

Jugar a no distraerse ya es algo, jugar a rezalo amando es más que bien. Nosotros lo rezabamos con mi padre despues de cenar, cada dia lo llevaba uno y nos distraiamos bastante la verdad que a veces nos añadia algunas Avemarias de reyeno pero eso hizo que cuando abandone mi casa, pense: ya no tengo que rezarlo y por el contrario me planteé: Ahora es el momento de que lo hago porque quiero a la Virgen libremente. y así hasta ahora. Adiosle

INÉS dijo...

A mis enanos les gusta rezarlo en el coche mientras vamos y venimos.
me da pena que , cuando se hacen mayores, dejen esta costumbre...habrá que esperar a que sean ellos los padres...eso me dicen.

Alberto dijo...

Hombre, yo lo rezo todos los días desde hace año y medio, unas veces más centrado y otras no tanto, pero lo importante es rezarlo!

Papathoma dijo...

Pues a mi me cuesta un montón y nada me consoló tanto como unas palabras de Teresa de Lisieux en las que reconocía que no le gustaba nada, pero nada, rezar el Rosario, aunque lo hacía, claro.

Me contaron de alguien que le preguntaba a la Virgen por qué le gustaba tanto precisamente ESA oración tan monótona...y que le contestó: "porque quien lo reza demuestra mucho amor".

Anónimo dijo...

Pues qué queréis que os diga, cuando empecé a ponerme las pilas de nuevo, después de muchos años, comencé rezando todos los días el Rosario, mientras conducía. Y Ella me trajo de vuelta, soy consciente que me allanó mucho el camino.

Ahora eso de rezarlo en familia... puf! creo que eso no lo puedo plantear en casa.
Y si soy sincera cuando era jovencita yo misma "odiaba" cuando mis padres nos lo proponían.
Y mira por donde ahora es una oración que me apasiona.

uyyyy casi firmo

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Pues a mi me encanta rezar el rosario uno detras de otro.
Yo cuento las avemarias por miles.
hago oracion afectiva con esto.

Anónimo dijo...

:)

Anónimo dijo...

Hay días que no sé como me llamo, bueno. El otro día rezando el primer misterio me advirtió mi marido que "ese misterio" no le sonaba: "El bautismo de Jesús en el Huerto", debió ser el subconsciente ya que no sabía muy bien si era jueves o viernes...
Pero, como decía Juan Pablo II, el peor rosario, el que no se reza.
Aprovecho para pedir oraciones - un misterio, p ej,- por una intención.

Por cierto, los niños tienen unas formas muy curiosas de llamar a los misterio p.ej. "cuando secuestran a Jesús y lo latigan" o "la transformación", que son bastante descriptivas.

Juana La Loca dijo...

Gracias Cordelia, me has inspirado. Tengo un Rosario de dedo con la medallita de un niño Jesús que se venera en Sta. Isabel en Navidad, y es tan tierno, que estoy deseando que acabe cada decena para darle un beso.

Ana Luisa Zamora dijo...

Hace un año me regalaron un rosario, que era el que rezaban los Cristianos durante la Guerra Cristera aquí en México a principios del siglo pasado. Es un pequeño decenario que cabe en una mano. Si iban rezándolo por la calle y se topaban a algún policía era muy fácil esconderlo cerrando la mano sin perder el misterio en el que iban. Lo acabo de encontrar después de estar algún tiempo abandonado. Después de leer esta entrada, comienzo a rezar el Rosario de nuevo, y con ese precisamente, ya que en estos tiempos de carreras y prisas, uno de ese tipo queda perfecto para no perder el hilo con tanta interrupción. Gracias.